Este loco es mi maestro indiscutible

12 Feb

Mi forma de saldar cuentas consiste en responder a la tontería, lo más pronto posible, con algo inteligente; de esa manera tal vez la pueda reparar. Dicho en imágenes: envío una caja de dulces para librarme de algo agrio. Basta con que me hagan algo malo para que yo “ajuste cuentas”, de eso no cabe la menor duda: pronto encuentro una ocasión para agradecer al “malhechor” (a veces incluso por su infamia) o para pedirle algo, lo que puede ser más cortés que dar algo. También pienso que la palabra más grosera, la carta más grosera, son mejores, más adecuadas, que el silencio. Quienes callan siempre carecen de finura y gentileza de corazón; callar es una objeción, tragarse las cosas produce necesariamente mal carácter, incluso hace mal al estómago. Todos los que callan sufren de dispepsia.

Nietzsche

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: