Tag Archives: violencia

Quince años de escritura. Causas y consecuencias

29 Jul

Hace quince años era el año 2000 y yo tenía treinta años, he pasado un tercio de mi vida escribiendo.

¿Por qué empezó a escribir?

Porque era una estudiante muy juiciosa en la universidad y me tomaba tan en serio la elaboración de reseñas y ensayos que terminé de estudiar y seguí escribiendo, no para mis profesores sino para mí.

¿En qué momento empezó a publicar sus textos?

En 2002 o un poco antes, no lo recuerdo bien.

¿Dónde empezó a publicar?

En revistas universitarias de España y Chile.

¿Qué publicaba en esas revistas?

Ensayos.

¿Qué tipo de ensayos?

Ensayos argumentativos, era lo que mejor sabía hacer.

¿Por qué?

Porque me acababa de graduar y había escrito dos trabajos de grado que me habían ejercitado mucho en la escritura. Tuve excelentes profesores en el pregrado y en la maestría.

¿Sobre qué eran esos ensayos?

Los primeros son sobre crítica literaria y los últimos son sobre las grandes preguntas que me hacía en ese tiempo: el amor, el erotismo, el origen del arte, la risa, la melancolía, la escritura…

¿Se siente satisfecha con esos ensayos?

Sí, claro, creo que es lo mejor que he hecho. Yo misma me asombro de la rigurosidad, de la cantidad de referencias, de lo pertinente de las citas, de la bibliografía tan selecta y de la forma de desarrollar las ideas. A veces vuelvo sobre esos ensayos y me siento orgullosa porque aprendo leyéndome, me asombro de lo claras que tenía las ideas; ahora soy mucho más relajada, aprendí a serlo escribiendo sobre la risa. Parece como si quien escribiera fuera otra persona pero soy yo y ese yo logra sorprenderme porque me gusta su estilo. No es como el de ahora pero me gusta mucho.

¿De esa época recuerda algún incidente molesto gracias a lo que usted escribía?

Sí, claro, Ricardo Cano Gaviria es inolvidable.

¿Quién es Ricardo Cano Gaviria?

Un escritor colombiano sobre el que hice mi trabajo de grado en la maestría.

¿Y qué pasó con este autor?

Se molestó mucho porque escribí en ese trabajo que él no era la reencarnación de Silva y que el gran escritor de nuestro tiempo no es él sino Fernando Vallejo.

¿Fue la primera persona que quiso perjudicarla porque no escribió lo que él quería que escribiera?

Sí.

¿Cómo podemos llegar a esa historia, a partir de cuáles textos?

Es fácil entenderlo todo leyendo dos textos: Cartas de Ricardo Cano Gaviria a Elsy Rosas Crespo y José Asunción Silva y Ricardo Cano Gaviria: lector artista, lector que escribe. Los dos están publicados en este blog.

¿Por qué dejó de publicar sus ensayos en esas revistas?

Porque aparecieron los blogs.

¿Cuando aparecieron los blogs dejó de escribir ensayos?

Sí.

¿Por qué?

Porque los blogs son más amigables con los textos cortos.

¿Y entonces cambió su estilo y los temas sobre los que escribía?

Sí.

¿Eso fue en 2005?

Sí. 2005 0 2006, no lo recuerdo bien.

Pero su blog más antiguo empieza en 2007.

Antes tuve otro y lo borré.

¿Por qué lo borró?

Porque tenía dudas.

¿En esa época ya recibía amenazas de muerte?

No, en esa época sólo me relacionaba con lectores de otros países. Vine a conocer a los internautas colombianos en 2010, gracias a Twitter.

¿Entonces entre 2005 y 2010 era bloguera?

Sí.

¿Y en 2010 empieza la nueva temporada gracias a Twitter?

Sí.

¿Y qué piensa de todo lo que ha provocado su presencia en Twitter?

Tiene ventajas y desventajas.

¿Más ventajas o más desventajas?

Más ventajas.

¿Por qué?

Porque a pesar de todas las agresiones he podido conocer mejor la naturaleza de los colombianos.

¿Qué es lo que más la ha asombrado?

El odio y lo que ese odio genera.

¿La habían amenazado de muerte antes?

No.

¿Le habían hecho seguimiento para saber dónde vive, cuáles son sus números telefónicos y su lugar de trabajo para intimidarla?

No, nunca.

¿Vive con miedo?

No

¿Por qué?

Porque esa es mi naturaleza. Olvido pronto y perdono a todas las personas que me han ofendido. Si me matan también los perdono porque de algo me tengo que morir, soy humana como ellos.

¿Cómo es la vida sin Twitter?

4 Jul

Abandoné Twitter gracias al consejo de varias personas sabias. Oí en varios tonos y con diferentes énfasis frases del tipo: “estar en Twitter es como estar en la calle, expuesto al odio y a los insultos de la peor gente”, “te has fabricado un cúmulo de enemigos que no son sólo tontos sino peligrosos, esas personas son capaces de contratar un sicario para que te mate por lo que escribes allá y en tu blog sobre las estrellitas de la farándula y las divas tuiteras, por la forma en que expones su miseria”, “vales más que una cuenta en Twitter, te estás desperdiciando allá, mejor dedícate al blog”, “ojalá lo logres”…

Y creo que lo logré. Quienes hicieron suspender la cuenta @ensayista en alguna medida me hicieron abrir los ojos, gracias a ese acto orquestado por alguien que me odia con todas las fuerzas de su ser y que organizó un batallón de chusma enfurecida para que reportaran la cuenta supe que el odio no era una broma sino que se trataba de algo real y varias personas me dijeron que mi vida sí podría estar en peligro. Cuando me lo decían no podía salir del asombro, no lo podía creer, siempre pensaba que no era para tanto.

Hay quien me envidia por haber salido de esa manera: censurada; hay quien se sorprende ante la violencia tan desprorpocionada en contra mía por unos simples tuits, por unas simples frases escritas para divertir a la gente inteligente y despierta.

Suspendieron la cuenta el 11 mayo, estamos a 3 de julio y estoy casi convencida de que no volveré a ser la de antes. Es prudencia, es cansancio y es la sensación de que por fin me pude librar del martirio y de la mentira llamada redes sociales.

Renunciar a Facebook fue muy fácil porque apareció Twitter y renunciar a Twitter fue muy complicado porque después de Twitter no apareció nada más. Cinco años en ese lugar miserable fue mucho tiempo, lo digno era haber soportado dos o tres, pero, bueno, no soy perfecta. Nadie lo es.

Logré tener un usuario, escribir dos o tres frases cada dos días, usar la cuenta  para compartir lo que escribo en este blog -que fue el destino de mi cuenta en Facebook-.

Tener una cuenta en Twitter pero no leer nada de lo que escriben los usuarios, nada, porque leer es envenenarse. Nada, ni tuits, ni TT, ni nada porque no vale la pena.

¿Por qué no vale la pena tener un usuario activo en Twitter?

1. Porque un tuit puede desencadenar amenazas de muerte, intimidación por teléfono, muchos memes, calumnias de todo tipo, reporte de la cuenta y odio al mejor estilo colombiano. En cinco años recibí más de veinte amenazas de muerte y no vale la pena vivir de esa manera. Un lugar tan lastimero como Twitter no da para tanto. Nada en la vida da para poner en riesgo la vida.

2. Porque en Twitter se vive el instante de miseria en miseria, de desastre en desastre, de insulto en insulto y lo que es importante hoy no lo será mañana porque cada día tiene su motivo de risa y de indignación.

3. Porque en Twitter la gente saca lo peor de su ser: violencia, burla, ataque en manada, falsedad, soledad, fracaso, adicciones al alcohol, a las drogas, al sexo y porque Twitter es adictivo, está hecho para que la gente esté conectada más que en otras páginas y piense y se obsesione con lo que lee allá.

¿Cómo es la vida sin Twitter?

1. Más tranquila.

2. Se pueden realizar otras actividades de forma mucho más consciente y organizada.

3. Se da cuenta uno de que Twitter es un mundo muy pequeño y que la mayor parte de la humanidad no sabe qué es ni le interesa saberlo.

Feminazis en Bogotá: ¿Realidad o leyenda urbana?

3 Jul

Desde hace tres  meses me persigue la palabra feminazi y todavía no tengo claro si es un chiste o una nueva deformación del feminismo.

Primero fue una conversación con mi hermana sobre una conversación de mi mamá con ella sobre una conversación de ella con una médica sobre lo complicado que puede ser para ellas (las médicas) encontrar hombres dignos de su estatus profesional y económico. La médica le dijo a mi mamá que muchas colegas tienen novios o parejas estables jóvenes y que ellas están bien dispuestas a sostener económicamente a esos hombres por el simple hecho de no estar solas, por aparecer ante sus vecinos como mujeres plenamente realizadas en el plano amoroso, como parejas normales.

He visto tuits burlescos de hombres que buscan novia feminazi. Lo que desean estos nuevos soñadores es una mujer profesional, feminista, independiente, clara en sus objetivos, con trabajo estable, carácter fuerte, carro, dispuesta a conquistar al hombre, a pedirle sexo, a pagar el motel después de haber pagado el almuerzo y la invitación a todas las atracciones del centro comercial.

He visto a varias vecinas salir felices a trabajar mientras su esposo (un vago) se queda todo el día descansando. Cuando regresa ella se ocupa de atenderlo y complacerlo. ¿Es también esa otra vertiente del  feminismo mal comprendido? Cuando veo a esas rebeldes recuerdo la frase común que dice que gracias al feminismo las mujeres además de ser madres, esposas, amas de casa, consejeras, buenas cocineras… además de todo lo que hacían antes de la revolución, ahora también deben trabajar. Muchas mujeres salen a trabajar mientras su esposo se queda todo el día en la casa viendo partidos de fútbol y porno en RedTube. Esa es mi sospecha cuando veo los buses llenos de mujeres todas las mañanas y todas las tardes.

La feminazi es una feminista que reniega del sistema opresor y para oponerse al orden patriarcal asume el rol del hombre. Tiene un conflicto con los hombres, los odia y los desprecia y su forma de manifestarlo es convirtiéndolos en objetos y en víctimas. Lo peor de esta causa es que a muchos hombres les parece excitante que una mujer los trate de esa forma, les parece divertido que “abusen” de ellos. Tengo un buen amigo con una novia feminazi. No sé si este nuevo fenómeno da para reír o para llorar.

Feminazis-Karina-Billa-2014 (1)

.

Una advertencia y varios consejos para sobrevivir

8 Jun

Un mensaje de alguien que me lee y presiente lo peor para mí:

¡Ay ensayista! te advertí hace algunas semanas el costo de hacer trascendental lo intrascendente. Es un esfuerzo inútil y fútil, y ya que te he leído con cierta constancia, creo que vales más que eso. No es sano desgastarse glorificando la miseria de algunos seres engreídos en un país donde la crítica siempre ha sido asesinada, ¡muchos han muerto por menos! No leo las notas que le dedicas a las estrellitas insignificantes, me parecen glorificaciones sin sustancia. Si tanto te gusta ese tipo de burlas creo que deberías replantear tus métodos. Puedes hacerlo, pero no directamente, no de un modo tan simple como citándolos y recitándoles su pobreza. Este no es un problema sólo de Colombia, que en sí es un país difícil, es un problema del tiempo en el que vivimos. Nos gobierna el silencio absoluto, el silencio cómplice de los medios, la presión de una observación suprema en donde todos nos sentimos de antemano agredidos por las luces de un espectáculo iracundo en donde todos estamos expuestos. Valora tu privacidad. No expongas a tus familiares al cúmulo de enemigos que te has fabricado. Mucha gente ha muerto por verdades mucho más importantes, y sin embargo, su destino fue igual de insignificante que cualquier otra muerte casual. Si tuvieses la osadía de meterte con políticos y no con estrellitas de twitter probablemente ya estarías muerta. Yo aprendí eso de un modo mucho más cruel.

En Trasmilenio he visto reacciones ilógicas de parte de personas comunes. No soy de Bogotá, así que eso no deja de sorprenderme; una agresividad atroz por parte de gente que en apariencia parece muy normal, muy tranquila. Cualquier provocación obtiene una respuesta desproporcionada. Hay frustración y agresividad en la ciudad. No creo que exista mejor síntoma de la degradación emocional de la ciudad.

¿Sabes que puedes burlarte de ellos de un modo mucho más elegante sin que se den cuenta siquiera? Ese es precisamente el poder de la literatura. Úsalo. Creo que deberías involucrarte un poco más con eso que has observado desde una distancia prudente toda la vida.

Hace algunos días pensaba en una historia con un personaje muy similar a ensayista, una sobreviviente del último cataclismo habitando una ciudad en ruinas. Luego de pasar el día caminando por la ciudad dedica las tardes a escribí sobre gente muerta. ¡Y ni siquiera sabe si existen otros sobrevivientes! pero no por eso deja de escribir. Su inspiración son antiguos ídolos de barro, gente agresiva y engreída que acaricio la cúspide de una sociedad arruinada, gente que creyó por un instante acariciar con sus dedos un cielo de cartón. Para mayor comodidad, lleva sus cadáveres a un anfiteatro, y allí los observa mientras les recuerda su miseria. La suya es una tarea bastante absurda, ¿no crees?

El sueño frustrado de Javier Moreno, en Twitter @infrahumano

3 Jun

Javier Moreno es uno de los grandes pensadores colombianos a quien no le interesa disimular que no le simpatizo. Tiene cuenta en Twitter y cada cierto tiempo lanza un insulto para hacerme saber que le resulto despreciable.

Hoy se está cumpliendo un aniversario más de la muerte de Rosa Elvira Cely, una mujer que fue violada y cuya violación terminó en muerte. Lo más probable es que Javier también manifestó repudio ante este hecho tan despreciable de violencia contra la mujer.

Una persona inteligente y sensible no debería hacer chistes con este tipo de hechos, Pero Javier los hace y los comparte con sus amigos en público.

¿Cómo serán sus comentarios en privado?

No me los quiero ni siquiera imaginar.

Por tratarse de una fecha tan especial Javier recordó de nuevo los deseos que tiene reservados para mí. No le bastó con pensarlo, le pareció divertido compartir su deseo con otros tuiteros que le celebraron “el chiste”.

infrahumano

Carta abierta a mis enemigos

18 May

A medida que pasa el tiempo más persona me dicen que tengo muchos enemigos, enemigos poderosos y peligrosos. No hay enemigos no peligrosos me acaban de decir. Me piden que me cuide, que camine con cautela, que vea por dónde voy y con quién hablo y yo no entiendo nada de lo que me dicen. Ustedes -quienes se hacen llamar mis enemigos- me confunden, me hacen sentir importante, como si fuera un político de izquierda o una periodista que investiga y divulga casos de corrupción.

Me paro ante el espejo, veo mi cara desabrida, mi porte de gente sin gracia y me cuesta trabajo creer que alguien como yo, una persona sin atributos, una mujer tan insignificante, una señora tan simple que no merece ni la mirada de un perro de la calle, tenga enemigos poderosos que no descansarán hasta darme el castigo que merezco.

Querido enemigo: no entiendo por qué estás tan ofendido. Si yo pudiera saber el motivo de tu ira y tu dolor haría lo que fuera por hacerla más soportable, porque sé que el sufrimiento no sirve para nada y no enaltece a nadie.

¿Qué es lo que tanto te molesta?

¿Es mi forma de escribir?

No hago nada más que escribir y ni siquiera soy escritora, no he publicado nada, no existo en las librerías ni en las bibliotecas. Sólo escribo aquí. No me hagas sentir importante, no me hagas creer que un mísero blog lleno de publicidad que le reporta ganancias al dueño del dominio -uno entre cientos de millones- es importante para ti y que por leer las tonterías que se me van ocurriendo mientras transcurren las horas muertas de mi mísero ocio tú decidiste ponerte la etiqueta de mi enemigo y a medida que pasa el tiempo tu ira se incrementa más y deseas una muerte lenta y dolorosa para mí.

No es elegante pensar en una  señora pobre, vieja, fea, sola, indefensa, residente de barrio popular, usuaria del Transmilenio y el SITP como tu objetivo militar.

Te invito a reflexionar.

????????????????????????

¿Por qué vuelvo a Twitter?

17 May

La cuenta  fue suspendida, reportada por cientos de usuarios de Twitter Colombia que decidieron ejercer la censura sólo porque mi presencia les incomodaba. ¿Por qué? Nunca lo sabré, seguramente no les gustaba lo que escribía.

La pregunta es simple: ¿No era más fácil ignorar o bloquear que reportar?

Varias personas en Facebook, Twitter, Instagram, en este blog y vía Gmail lamentaron que sucediera algo tan lamentable, más si tenemos en cuenta que la mayoría de mis tuits estaban relacionados con libros.

Muchas personas me pidieron que regresara y he acogido el llamado. Ahora soy.

Escogí ese nombre de usuario porque es la segunda vez que me censuran en esa red social.

Un comentario muy pertinente sobre la censura y el poder en Twitter

14 May

Les quiero compartir este comentario, es sobre la censura ejercida sobre mi cuenta de Twitter. Este triste panorama no nos aqueja sólo en la vida virtual, para desgracia nuestra. Esta es la realidad que tiene sumida en la miseria a Colombia, el país con la gente menos educada del mundo, el país con más personas asesinadas entre la sociedad civil. De nada sirve seguir escudándonos en el conflicto armado:

Esto no solo se refiere a twitter y este bloqueo no solo se trata de que ella haga criticas de ciertas personas, parece que a mucha gente le fastidia que les digan la verdad en la cara, se jactan de ser de mente abierta y apoyar la libre expresión pero eso es solo hasta donde su doble moral se los permite, cuantas cuentas llenas de mierda se ven todos los días en twitter colombia y nadie dice nada porque como forman parte de los simios de circo de la rosca de turno entonces los aplaudimos pero como es alguien que odia todos y cada uno de sus comportamientos, entonces a esa persona la reportamos porque no es igual a nosotros.

¿Por qué renuncio a mi cuenta de Twitter?

13 May

1. Porque me volvieron a reportar en masa los tuiteros colombianos que aman la paz y la reconciliación. La cuenta está suspendida desde hoy.

2. Porque probablemente la restauren porque no he atentado contra las normas establecidas allá pero resulta que no la quiero conservar pero me fastidia la censura, escribir con la sensación de que en cualquier momento vuelva a desaparecer la cuenta porque en Colombia no es posible expresar opiniones sin ser atacado por centenares de pacifistas que prefieren atacar en masa que ignorar.

2. Porque creo que no hay nada más que decir en esa red social.

3. Porque renunciar también es un don.

4. Porque la cerrada de la cuenta me sirvió para pensar que podría experimentar con la escritura en otros espacios de la red.

5. Porque parece que tengo enemigos muy poderosos que me quieren callar y como dicen en tono coloquial en el país menos educado del mundo: no me quiero ganar una muerte pendeja.

6. Porque la fama virtual agota y quiero descansar un poco.

7. Porque no quiero repetir el tormento del lejano año 2010 cuando tenía enemigos tan poderosos como los que hicieron suspender la cuenta actual gracias a la fuerza de la manada que ante el miedo y la impotencia responden con el ataque infame que consiste en hacerle cerrar la cuenta a quien no es de su agrado, gente que confunde el poder con la violencia y el ataque en grupo con la fuerza.

8. Porque mi familia me espera.

Nota final:

Si usted descansó de mí me alegro por usted.

Si usted me extraña piense que el tiempo pasa y el corazón olvida.

Si usted cree que soy un peligro para la sociedad tendría que haberme conocido cara a cara.

Si mis tuits le ocasionaron algún daño espero sepa perdonarme.

Si me olvida en menos de dos meses dese por bien servido.

A quienes reportaron la cuenta quiero decirles que la censura es el peor atentado contra la libertad de expresión, muestra de fanatismo, intolerancia y violencia. Si se sintieron afectados por lo que escribí en mi cuenta de Twitter yo hubiera esperado que me respondieron con otro texto, no con la suspensión de la cuenta.

Mis enemigos van muy en serio

15 Feb

Ayer publicaron fotos mías dentro de un bus como diciendo tranquila que ya sabemos cuál es su ruta y la tenemos identificada y hoy en un comentario en este blog me pidieron que no jodiera más y me preguntaron qué me decían dos números telefónicos adjuntos. Son mis números de teléfono fijo y celular. Publiqué el comentario sin los números y le respondí amablemente al agresor.

El número del teléfono móvil se lo he dado a mucha gente, el del teléfono fijo a nadie, es una línea nueva, no tiene más de seis meses.

He recibido llamadas de números privados. No hablan, sólo oyen mi voz. ¿Qué viene después? ¿Tan peligrosa soy para la sociedad? ¿Quién está detrás de estos ataques tan directos y hasta dónde piensa llegar?

¿Estoy escribiendo la crónica de una muerte anunciada?