Tag Archives: vida

Un singular silencio bienhechor

3 May

Después de la muerte de una persona, se produce, incluso en el mundo terrenal, un singular silencio bienhechor en lo que respecta al muerto: por fin ha cesado aquella fiebre terrenal, no se ve ya continuar aquella muerte, parece que se ha subsanado un error, es incluso para los vivos una oportunidad para tomar aliento, por todo lo cual se abren las ventanas de la habitación del muerto, hasta que se descubre que todo es apariencia y empiezan el dolor y los lamentos.

Kafka

Toda persona tiene que poder justificar su vida

3 May

Aquí nadie produce nada que vaya más allá de su posibilidad  vital espiritual; el hecho de que aparentemente trabaje por su alimentación, para vestirse, etc., es secundario, ya que con cada bocado visible  le dan otro invisible, y con cada traje visible un traje invisible, etc. Esa es la justificación de cada persona.  Aparentemente cimienta su existencia con justificaciones a posteriori, pero eso no es más que un juego de espejos psicológico, en realidad construye su vida sobre sus justificaciones. Aún así, toda persona tiene que poder justificar su vida (o su muerte, lo que es lo mismo), nadie puede librarse de esa tarea.

 

Kafka

Sexo, vida y muerte

21 Abr

El sexo es la unión de dos seres en un solo cuerpo con fines reproductivos, para matar el tiempo, por recreación o por simple calentura que necesita ser apagada.

El sexo se opone al género o le sirve de complemento. El sexo está relacionado con el cuerpo, con la configuración física, con  la máquina de follar; el género, en cambio, es social, es la máscara con la que nos presentamos ante los demás, la representación de lo femenino o lo masculino o la mezcla de ambos para ser puesta en escena ante  la mirada inquisidora de los demás, para que nos rotulen como hombre, mujer, hombre afeminado, mujer masculinizada…  pedazos de carne susceptibles de ser gozados  o despreciados por otro cuerpo en un momento dado.

 Todas las combinaciones posibles desde un ser que quiere ser visto y otros que lo ven y lo interpretan o malinterpretan a partir de sus propias creencias  y prácticas sexuales, es decir, las relacionadas con el cuerpo. 

A través del sexo se produce la vida, esa es su miseria: de un momento de pasión o de gimnasia, de una experiencia divertida o bochornosa, una pareja de seres, un pobre hombre y una pobre mujer pueden darle vida a otro ser desesperado, tanto o más que ellos. Este pobre niño cuando crezca terminará practicando la misma aventura por puro aburrimiento o desesperación. El sexo y la vida no tienen nada de original, no son ni proeza ni milagro.

El sexo es la trampa que la naturaleza le tiende a todos los pobres seres que habitan este mundo miserable para dar más vida, más tristeza, más aburrimiento y más desilusión. El sexo sería perfecto si solo estuviera relacionado con el placer, la gimnasia o la diversión. Sin fines, sin intereses de ningún tipo.

La muerte es el reverso de la vida, su otra cara, no se produce gracias a un carnal cruce de sexo sino que se relaciona con la putrefacción de la carne, la misma carne que se exhibe para el deseo del público y que se retuerce de placer y en el peor de los casos da vida que se constituirá en futura muerte, en más putrefacción.

Lo menos ridículo entre el sexo, la vida y la muerte es la muerte, por supuesto, el muerto se libera del peso de la existencia y de la esclavitud del deseo. Deja de preocuparse por su identidad sexual, deja de jugar a ser el mejor amante y el más sabio para cargar con la vida. La muerte es el consuelo que nos queda mientras hacemos el ridículo viviendo y follando.

Mis autores favoritos reniegan de la maternidad

21 Abr

Cuando tenía nueve años tenía también cuatro ideas claras: me gustaba leer, descansar, no tendría hijos y no me casaría jamás. Lo que tenía más claro y más le costaba creer a la gente es que no quisiera tener un hijo, ¡un hijo!, ¡el milagro!, ¡la experiencia más maravillosa deseada por cualquier mujer!, ¡la prolongación de la existencia! ¡la presencia de Dios en algo tan pequeño y tan perfecto!

A la mayoría de la gente esa decisión le parece una decisión un poco triste, más si quien lo decide es una niña que no sabe de amor ni de sexo pero le surge de la mente esa idea como algo claro, algo con lo que venía desde antes de nacer, supongo.

Dar vida es dar muerte, esa es la idea que más me convenció de mi idea; dar vida es dar sufrimiento; la vida es un encarte, algo que hay que soportar con la esperanza de que algún día se volverá al seno de la nada,  la salida de la eterna repetición de ciclos biológicos, rutinas digestivas y conversaciones tontas mientras llega el gran momento: la desaparición total y definitiva.

Como era de esperarse admiraba también a los lectores, los amigos del descanso, los solteros y los que tampoco querían hijos. Si un libro me gustaba, me fijaba en su autor y me obsesionaba con su biografía; si era soltero o casado pero distante con su pareja, si gozaba encerrado en su cuarto pensando en frases encontradas en otros libros y distorsionadas en los propios, me gustaba todavía más. Si miraba con desprecio desde su ventana a las pobres gentes que viven felices en medio de su podredumbre, los idolatraba. Si no tenían hijos y renegaban de la vida y de la multiplicación de los seres me extasiaba y compraba sus obras completas aunque no las leyera nunca.

Vivir es carecer de brújula y de reloj

4 Feb

Vivir es carecer de brújula y de reloj. Es no saber dónde está uno, qué significa lo que hay al lado, ignorar lo que viene después, desconocer el rumbo que debe uno tomar ante las disyuntivas que se abren. Por eso la filosofía apenas debía ofrecer, como lo nombró Maimónides, una “guía para perplejos”. Más aún, antes que un consejo, lo que ofrece la inteligencia es un sitio para mirar. Este sitio no puede ser otro que el asombro. Hay que pensar, dice el filósofo español Javier Muguerza, precisamente desde ahí: “desde la perplejidad”. ¿No debemos pedirle eso a quienes se ofrecen como anteojos del mundo?

Jesús Silva Herzog Márquez, en Defensa de la perplejidad. Revista El malpensante. Bogotá. Número 78. Mayo 1 – junio 15 de 2007. Página 89.