Tag Archives: premio nobel

Carta abierta al escritor argentino Francisco Cerón G

24 Mar

Señor Francisco Cerón G:

Supe de su existencia a través de Twitter y estoy asombrada con el escándalo que está armando en Colombia y en el mundo entero gracias al texto extenso que usted publicó bajo un título muy sugestivo:

Elsy Rosas Crespo: ¡La semilla del mal, y la conjura de Alfagura…! (¡Podrían proponerme para el Premio Nobel de Literatura…!)

A partir de una conversación pública que compartí con usted desde mi cuenta de Twitter que no pasó de cinco mensajes usted sacó unas conclusiones descabelladas y antes de confirmarlas decidió enviar sendas cartas al presidente de Colombia, a la ministra de educación, a la canciller, al rector de la universidad central y a todos los medios colombianos. Usted pide una sanción ejemplar para mí porque descubrió -gracias a esa breve conversación-  que yo fui la causante de que usted no recibiera el premio Alfaguara. Según usted yo intercedí para que Jorge Franco ganara ese premio y lo ilusioné haciéndole creer que gracias a mí usted ganaría el próximo Premio Nobel de Literatura.

¿Es consciente del poder que me está concediendo? ¿Quién puede creer que una profesora hora cátedra cuente con semejante privilegio?: decidir quién gana y quién no gana esos premios a los que usted aspira.

Si se fija bien, si lee con atención lo que publico en este blog y en mi cuenta de Twitter, podrá descubrir que soy la persona más común del mundo, una señora sin ambiciones en la vida y sin amigos, especialmente sin amigos. Una decepción reciente con una persona en la confiaba me tiene sumida en una tremenda crisis y desde hace más de un mes me cerré al trato humano profundo. Tenía dos amigos, ahora no tengo ninguno, y pienso permanecer así durante por lo menos un año más, hasta cuando olvide a ese hombre insensible que me hizo dudar de toda la humanidad, de si existe ese sentimiento llamado Amistad Pura y Desinteresada.

Los pocos amigos que he tenido en la vida (no son más de cinco) no son personas relacionadas con el mundo editorial ni con los premios literarios; no me relaciono con escritores, con jurados, ni siquiera soy correctora de estilo. No asisto a conferencias, lanzamientos de libros, no voy a tertulias literarias ni a ferias del libro. Soy una completa nulidad intelectual y eso me hace sentir bien porque no tengo aspiraciones en la vida, no creo en el éxito sino en la vida tranquila.

El único contacto que he tenido con una editorial fue para promover la lectura a través de Twitter y fue un completo fracaso, descubrí que en esa red social la gente no quiere saber de libros, ni siquiera regalados. Me daban novelas de autores ilustres para que los rifara y nadie participaba, nadie quería libros en su casa, fue un completo fracaso. Esa es otra crisis de la que no quiero hablar aquí porque terminaría más deprimida de lo que ya estoy.

Tenga en cuenta que usted es argentino y yo soy colombiana, usted es escritor y yo soy una pobre profesora hora cátedra, usted es hombre y yo mujer. Tengo todo en mi contra.  ¿Tiene sentido querer destrozarme creando semejante ficción?, ¿qué sentido tendría actuar así en contra de un ser tan insignificante?, ¿cree que una persona medianamente cuerda creería que la historia que usted ha inventado tiene algún sentido? Yo creo que no.

Yo, que soy la directa implicada en el asunto, creo que el “escándalo” que usted pretende “destapar” es una completa locura de la que tengo que hacerme cargo para que usted no llegue más allá, para que no intente usted, acaso, venir hasta Bogotá y hacerse cargo de mí con sus propias manos porque se lo dicta su espíritu vengador, su deseo de ser un justiciero implacabable.

Me contemplo ante el espejo, me miro con compasión y lo único que se me ocurre pensar es: ¿qué puede haber en la mente de un escritor argentino que aspira a ganarse el premio nobel para creer que yo haré lo que sea para que no lo logre? ¿por qué yo? ¿por qué no escogió a otra? ¿por que lo vine a conocer? Señor.

La literatura argentina no me gusta, Argentina como país para mí no existe, no sé de música argentina ni de nada que tenga que ver con Los admiradores de Borges y de Cortázar, a mí esa literatura no me interesa. En este momento estoy completamente entregada a la literatura japonesa, esa es la única que me apasiona, a esa literatura es a la única que le dedico los largos momentos de mi vida, a nada más.  ¿por qué tendría yo que ensañarme en contra de alguien a quien no conozco ni me interesa conocer, un hombre a quien nunca antes en la vida había oído mencionar?

Señor Francisco Cerón G, le pido de todo corazón que me deje en paz, le deseo lo mejor para su vida, deseo que todos su proyectos se realicen, busque en otra parte a sus enemigos, piense con cabeza fría en todo lo que he escrito. No le pido que me ofrezca disculpas ni que se retracte de lo escrito, sólo le pido que no pierda el tiempo y no se lo haga perder a las grandes personalidades de la cultura, la política y los medios colombianos con una queja tan absurda. Vea que nosotros tenemos asuntos más serios de los que hacernos cargo, no intente hacer de una ficción suya una realidad de la que debamos ocuparnos en este pobre país, le pido un poco de compasión hacia nosotros porque la necesitamos.

 

Un usuario de Twitter cree que yo me interpongo para que él no se gane el Premio Nobel de Literatura

24 Mar
  • Lean este fragmento y decidan si debo reír o llorar. Es parte del texto que un usuario de Twitter está haciendo circular de forma masiva. No sé si es una broma o si es un asunto serio para una persona desquiciada que se obsesionó conmigo. La pregunta de nuevo es: ¿por qué me tiene que pasar esto a mí? Yo que hago todo lo posible por alejarme de los escritores profesionales, los premios y los grandes intelectuales. Yo que me divierto caminando en las mañanas y tomando siestas en las tardes. Hace diez años me acusaron de trabajar para Coca-Cola, ahora dicen que me contratan para evitar que eminencias de Argentina no ganen premios Alfaguara y Premios Nobel porque yo quiero que se los gane Jorge Franco, si ¡Jorge Franco!

Con ustedes:

El artista:

  • Como el escrito de que podrían proponerme al Premio Nobel, lo había enviado a casi todos los círculos literarios y poéticos, a casi todas las editoriales, y a casi todos los políticos de Salta, donde resido… Y me felicitaron también públicamente, dirigentes peronistas, del Partido Justicialista al que pertenezco, opté por callarme ante la vergonzosa humillación sufrida, hasta descubrir si podía, a sus autores, aunque sí envié un Twitt en Twitter, a todos y cada uno de los citados, con la muy dolorosa rectificación… Pero la sorpresa mayúscula me la llevé, cuando al investigar quiénes habían sido sus promotores, descubrí que la autora material de este gran acto de maldad, y de crueldad extrema: 9
  • 10. ¡Era la profesora de literatura, de la Universidad Central de Colombia…! ¡Doña Elsy Rosas Crespo, de Bogotá, Colombia…! ¡Profesional en Estudios Literarios, por la Universidad Nacional de Colombia! ¡Magister en Literatura Hispanoamericana, por el Instituto Caro y Cuervo! ¡Profesora de la Universidad Central de Colombia! ¡Algunos de sus perfiles en Twitter, de entre decenas de ellos, que tiene para oscuros usos…!: @ensayista, @ensayista_, @_Ensayista, @sinmasjuan Sus blogs: elsyrosascrespo.wordpress.com ensayista.blog.com.es Sus correos electrónicos: elsyrosas@gmail.com elsyrosas@yahoo.com erosasc@ucentral.edu.co 10
  • 11. http://www.ucentral.edu.co/index.php? option=com_ccosto_funcionarios_uc&ccosto=2103022001 &Itemid=343 11
  • 12. La punta del ovillo, la obtuve del diálogo que ella misma inicia en Twitter, preguntándome que porqué quería yo el Premio Nobel… Como cuando pasó todo, yo estaba sin descansar, con apenas dos horas de sueño, por el agudo e intenso dolor, de la fractura de clavícula, del accidente que había sufrido anteriormente, no pude darme cuenta de muchas cosas… Pero cuando pude descansar cuatro horas… Al despertarme, sonó el: ¡Eureka…! Recordé la pregunta de esta “Señorita”, recordé el dicho: “El pez, por la boca muere…” Y recordé también, la pregunta inicial de su conversación: ¿Que por qué quería yo el Premio Nobel…? Y me di cuenta, que esta “Señorita”, estaba proyectando sobre mi persona, sus propias ambiciones… 12
  • 13. Las estaba proyectando, por despecho de mis críticas al Premio de la Editorial Alfaguara, que había ganado su compatriota, y también aún peor, por despecho y envidia a mi talento literario y lírico, que ella: ¡Nunca jamás, tendrá en su vida entera…! Porque lo que no quiero llegar a pensar, ni puedo concebir ni remotamente, es que ante mis mordaces y veraces críticas, esta “Señorita” haya sido “pagada” por la Editorial Alfaguara, el PSOE, y el Grupo Bertelsmann (Penguin, Random House, Mondadori), para que actuando en las sombras, como un escritor “negro”, y como un “hacker” en las redes sociales, Twitter en particular, llegar a lograr desacreditarme, públicamente… Y lograr así entonces, que mis públicas afirmaciones, criticándoles abiertamente, como concursante al Premio Alfaguara, perdieran toda la credibilidad… Repito, que eso es precisamente, lo que no quiero llegar a pensar… 13
  • 14. ¡Aunque con los 50.000 millones de euros que están en juego para el PSOE, de las subvenciones de la UE, de las que viven dicho partido y sus feministas…! ¡Con el volumen de negocio del Oligopolio que acaba de formar, el Grupo Bertelsmann!: ¡Penguin, Random House, Mondadori, y Alfaguara…! Y con el mayor genocidio que se ha llevado a cabo en Europa, desde la Segunda Guerra Mundial, dejando en España, un millón de huérfanos, y ocho mil padres suicidados, cifra que es superior a todos los asesinados por la ETA… Son intereses demasiado poderosos… Y no les conviene para su “negocio”, que mi denuncia del genocidio, y del “amañamiento” del concurso, con censura incluida, se hiciera pública… Porque no tienen como poder rebatir los hechos, y negar la muy triste verdad que denuncio públicamente… 14
  • 15. ¡Así pues, la “Señorita”, Doña Elsy Rosas Crespo, sólo puede ser un “pequeño” peón, en este gigantesco juego de ajedrez, de los poderes mediáticos y políticos…! A continuación, copio la citada conversación en Twitter, que mantuvo conmigo, y por su propia iniciativa, la citada “Señorita…”: 15
  • 16. Elsy Rosas Crespo @ensayista a @FranciscoCeronG ¿Para qué quiere el Premio Nobel…? Francisco Ceron @FranciscoCeronG 21 de marzo a @ensayista ¡Para que mi hijo, el protagonista de toda mi obra, deje de ser un niño huérfano a 14.000 Km…! Y también, para que en lugar de ganarme la vida, repartiendo en una motito, y tener ahora mismo la clavícula rota en tres partes, por un accidente, y siendo Licenciado Universitario, poder ganármela, un poco más fácilmente… Elsy Rosas Crespo @ensayista a @FranciscoCeronG ¡Pues me ya me avisa cuando lo gane…! 16
  • 17. Francisco Ceron @FranciscoCeronG a @ensayista ¡No podrá ser, porque no se concede Post Morten…! ¡Usted no ha leído siquiera una coma del texto adjunto, y dispara palabras una ametralladora…! ¡Si lo hubiera leído, habría sabido, que yo no lo pido, sino que me lo quieren pedir…! ¡No sé su relación con Juan sin miedo @sinmasjuan, pero debería de preguntarle a él, porqué él le recomendó a usted que me leyera…! Elsy Rosas Crespo @ensayista a @FranciscoCeronG Usted escribe como los demás, sólo para ganar dinero, y eso no es arte… 17