Tag Archives: pedagogía

Contra la solemnidad

9 Feb

El conocimiento está en los libros

A la información se llega sabiendo buscar bien en Google y en Wikipedia

Una memoria prodigiosa no sirve para nada

Y conocer al pie de la letra la  vida de los personajes ilustres tampoco.

Lo que importa es lo que hacemos con los libros que leemos,

Con la información que encontramos.

De nada sirve saber mucho, lo que importa es lo que hacemos con ese saber.

Si el conocimiento sólo sirve para repertirlo pierde el sentido.

Si cuando conversamos con la gente nos ponemos en escena como eruditos

-Porque hemos leído muchos libros y sabemos muchas cosas-

Si nos sentimos orgullosos porque manejamos mucha información

Hemos perdido de vista el verdadero sentido de saber leer y escribir

De haber convertido el conocimiento en trabajo y sustento.

La gente no quiere información ni memorias prodigiosas

Citas en latín ni recuerdos de encuentros con otros grandes eruditos.

La gente quiere pistas para aprender a vivir

Divertirse un poco oyendo hablar a alguien que “sabe mucho”.

Si el conocimiento vale la pena es porque lo podemos poner en contexto

Porque nos podemos valer de las experiencias de otros para sufrir menos,

Para tratar de comprender la vida.

Si una persona sabe mucho debe publicar un libro

No debe hablar como su estuviera leyendo un libro

No debe ponerse en escena cada vez que abre la boca

No debe buscar la admiración del público cada que vez le pagan por abrir la boca.

Erótica del saber dado

5 Feb

Hay que volver a reencontrar el origen del vocablo competencias en el griego agón, que es también lucha y rivalidad.

La rivalidad debe entenderse de manera positiva, en el interior de una dialéctica entre competir y colaborar. En efecto, desde lo afectivo de las competencias, cada uno de los que elaboran una erótica del saber dado, establece entre sí una especial relación de afectividad en la cual comparte ideas, experiencias e información. Dicha afectividad parte de la conciencia de que sin el otro no se puede emerger y mantenerse ese estadio de reconstrucciones y construcciones. De ahí, pues, la necesidad de creación de lo colectivo: lo que le confiere a las competencias su dimensión colectiva.

El agón de los griegos se sitúa en el interior de una concepción de la vida humana atravesada por ideales de belleza, armonía y perfección. La areté es siempre ser mejor, producir nuevas ideas y cosas, a la vez que crear, inventar un mundo diferente, con calidad y excelencia, que los distinga de los otros pueblos, con miras a reafirmar la creencia en su origen divino. Hay en ellos, entonces, una autoestima en grado superlativo. Podría sostenerse que las competencias poseen un nicho particular de formulación y praxis por fuera del cual hacer referencia a ellas es tergiversarlas, pervertirlas.

Rómulo Gallego Badillo, en El problema de las competencias cognosciticas. Una discusión necesaria. Bogotá: Universidad Pedagógica Nacional. 2000: 81-82.