Tag Archives: net.art

El arte del futuro

5 Feb

No ya más este sujeto-individuo de la bildung, construido como estabilización y memoria sedimentada de una sucesión ordenada de saberes, de experiencias, sino un sujeto que aflora con apenas resonancia laxa en el borde de sus actos de producción de sentido, autoinvestido por ellos y la tenue permanencia de su halo. La forma de una cultura –de un concepto de conocimiento- que por encima de todo se proyecta como dispositivo de invención, como potencia de alumbramiento de novedad, dibuja el perfil difuso de este nuevo sujeto, sin sombra ni memoria arcana, autoinventado y autoproducido solo en el curso de sus actos y en la leve remanencia de sus alientos.

José Luis Brea, en El net.art y la cultura que viene.Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. 2009. Página 26.

La última instantánea de la inteligencia del mundo

5 Feb

Se terminó esa principalidad de la cultura anciana, patrimonial, basada en la experiencia, la memoria y el asentamiento sedimental de lo ya sabido: ella carece de respuestas frente al mundo que tenemos, frente al que viene encima. No es que la juvenil posea respuestas. Es que en ese carecer de alguna, ella se siente cómoda, en su sitio. En el mundo –en su refractaria inasequibilidad contemporánea- el que se ha hecho insultantemente joven, irresuelto, y toda la demanda que eso arroja señala el único sector de la población que no ha perdido la capacidad de ser sí mismo –en medio de esa devastación (de la inteligencia, de la capacidad de comprender). Como se dijo hace algún tiempo del surrealismo, puede ahora decirse de la cultura de la juventud: representa la última instantánea de la inteligencia del mundo.

José Luis Brea, en El net.art y la cultura que viene.Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. 2009. Página 35.

Compulsión de repetición

5 Feb

Cada vez la necesidad de archivo es menor, toda la información se encuentra en línea, es meramente operativa, horizontal. Todo dato relevante está activo en la propia operación, en la programación que procesa. No hay tradición, no hay memoria -salvo la propia memoria archivada de trabajo, de proceso. Y ella es una memoria sin imagen, una mera disposición lingüística, performacional, una especie de arquitectura espasmódica de unos y de ceros, de síes y de noes, que juegan en todo momento su influencia inmediata. La fuerza que lo mueve no es el recuerdo, la tensión de repetición de lo ya conocido. No hay figuras que contengan, la tradición ya no es operativa, como fuerza genésica. Los nuevos signos se alumbran a sí mismos sin el recurso a cualesquiera formas ya conocidas, ni siquiera configuradas. La repetición de lo idéntico ya no es la estructura profunda de la forma de nuestra cultura, por fin comparece en la historia de la humanidad, un modo de cultura que no trabaja bajo las figuras de la tradición, de la re-presentación de lo idéntico.

José Luis Brea, en El net.art y la cultura que viene. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. 2009. Página 35.