Tag Archives: Leonardo da Vinci

Historia Universal de la Literatura. Analogías

26 Abr

Observe con atención esta imagen

vitruvio

Ahora concéntrese en la imagen del centro.

El cerebro humano no puede imaginar cifras para dimensionar el tamaño del universo ni la profundidad del átomo, y entonces los científicos deben recurrir a las analogías.

????????????????????????

No piense en la imagen que acaba de ver sino en la inicial y trate de imaginar que la distancia entre los dedos de la mano izquierda representan el comienzo del tiempo y el final de los dedos de la mano derecha representan el tiempo actual.

Para que la analogía valga la pena imagine la historia de la literatura occidental, desde La Odisea, de Homero, hasta El don de la palabra, de Jota Mario Valencia. Imagine ahora que en tiempos de Homero hubo tantos artistas como en la época de Jota Mario Valencia y piense también que la mayoría de esos autores han sido olvidados. Homero y Jota Mario Valencia no, de ellos tenemos imágenes mentales:

Homero_busto_segun_copia_romana_1875_por_Gaetano_Rossi6269430232_5f2bc40628_z

Ahora piense de nuevo en la imagen de Leonardo da Vinci y piense también que la historia de la literatura occidental se puede borrar si le limamos las uñas a la figura humana.

¿Pudo usted imaginarse la historia del tiempo y la insignificancia de su vida?

La buena cultura nace de la buena disposición

5 Feb

El que discute dependiendo de la autoridad no usa su ingenio sino más bien la memoria. La buena cultura nace de una buena disposición; y como la causa es más noble que el efecto, prefiero alabar una buena disposición sin cultura que una buena cultura sin disposición.

Leonardo da Vinci

Si quieres estar sano observa esta normas

5 Feb

No comas sin desearlo, y cena levemente;
Mastica bien, y aquello que recibas,
que esté bien cocinado y de simple forma.
El que medicina toma, mal se informa;
guárdate de la ira y huye del aire encerrado,
levántate erguido cuando te retires de la mesa;
al mediodía no duermas.
Que el vino sea templado, poco y espeso,
no lo bebas con frecuencia ni con el estómago vacío;
ni retrases ni induzcas la ida al baño;
si haces ejercicio, que sea moderado.
No estés con el vientre hinchado y con la cabeza inclinada
y cúbrete bien por la noche;
descansa la cabeza y ten la mente jovial,
huye de la lujuria, y está atento a la dieta.

Leonardo da Vinci

Comportamiento en la mesa

5 Feb

Ningún huésped debe sentarse sobre la mesa, ni sentarse de espaldas a la mesa, ni sobre el regazo de alguno de los demás huéspedes.

No debe colocar su pierna sobre la mesa.

No debe permanecer sentado debajo de la mesa durante un lapso de tiempo sea cual sea.

No debe colocar su cabeza sobre su plato para comer.

No debe tomar comida del plato de su vecino de mesa a menos que primero haya tenido su permiso para hacerlo.

No debe colocar pedazos desagradables, o a medio morder, de su propia comida sobre el plato de su vecino de mesa sin primero pedirle permiso para hacerlo.

No debe limpiar su cuchillo sobre la ropa de su vecino de mesa.

No debe usar su cuchillo para tallar la mesa.

No debe limpiar su armadura en la mesa.

No debe tomar el alimento de la mesa y meterlo en su bolso o dentro de sus botas para darle uso más adelante.

No debe dar mordiscos a las frutas que se encuentran en la bandeja de frutas y luego retornarlas a esa misma bandeja.

No debe escupir enfrente de él.

Ni tampoco a su lado.

No debe pellizcar ni dar palmadas a su vecino de mesa.

No debe emitir bramidos ni dar codazos.

No debe enrollar los ojos ni hacer gestos faciales aterradores.

No debe meter su dedo en su nariz ni en su oído mientras que conversa.

No debe fabricar modelos, ni encender fuegos ni practicar la hechura de nudos sobre la mesa.

No debe dejar en libertad sus aves sobre la mesa.

No debe dejar en libertad culebras ni escarabajos tampoco.

No debe tocar su laúd, ni ningún otro instrumento que pudiera ir en detrimento de su vecino de mesa.

No debe cantar ni hacer un discurso ni insultar ni siquiera proponer adivinanzas procaces si una dama está a su lado.

No debe realizar conspiraciones en la mesa.

No debe hacer sugerencias lascivas a los pajes ni tampoco jugar con sus cuerpos.

Ni tampoco debe prender fuego a su vecino de mesa mientras está a la mesa.

No debe golpear a un sirviente.

Y si ha de vomitar, entonces debe abandonar la mesa.

Lo mismo si ha de orinar.

Leonardo da Vinci