Precariedad laboral en profesores universitarios colombianos

20 Ago

Desde 2002 trabajo en una universidad privada y desde 2012 trabajo en una universidad pública, en la universidad pública y en la privada he visto los mismos vicios y muy pocas virtudes. El profesor de la universidad privada tiene más estatus, o cree que lo tiene, pero el profesor de la universidad pública sabe más y es más apreciado por los estudiantes.

Los estudiantes de las universidades privadas tampoco son como los estudiantes de las universidades públicas: en las universidades públicas hay muchos estudiantes privados de las necesidades básicas y las universidades privadas son espacios sociales en los que la gente se mide por el precio de la matrícula, la ropa que lleva puesta, el sitio en el que bebe y en el que baila; los libros que ha leído o la elegancia del estilo en sus textos escritos y  sus presentaciones orales carecen de importancia y en eso se parecen los estudiantes de las universidades públicas y privadas: lo que menos importa es el conocimiento o la investigación porque estudiar es un estilo de vida, una especie de cultura urbana, y por la misma razón no hay compromiso y no es una elección consciente, mucha gente no sabe por qué estudia en la universidad y la mayoría de la gente que estudia lo hace pensando en sembrar para recoger, piensan en la futura remuneración económica y aspiran a ganar mucho más de lo que uno podría llegar a imaginar.

Hace quince años los profesores universitarios todavía eran arrogantes y presumidos, desde hace siete años sólo sé de dramas y frustración porque la universidad colombiana está en una especie de derrumbe y de esta situación no se escapa la universidad pública ni la privada. La pandemia está sacando a flote todos los problemas de la Nación y lo que se estaba derrumbando amenaza con desaparecer para siempre. Lo más trágico de todo es que muchos profesores universitarios tienen hijos, pagan arriendo, se hacen cargo de los padres, tienen deudas y están en el mismo riesgo de llegar a la pobreza extrema como la empleada doméstica que perdió su empleo de mierda en la pandemia.

En la universidad privada no he visto nunca reclamos ni manifestaciones porque la universidad privada es por sobre todas las cosas una empresa y si un profesor se pone muy crítico ese profesor no vuelve a ser visto en la universidad; en la universidad pública sí hay protesta y descontento pero cada semestre es más dramático que el anterior, las condiciones laborales son peores a medida que avanza el tiempo y todos lo tenemos bien claro.

La mayoría de los profesores universitarios colombianos tienen un carrera profesional y una maestría y a medida que pasa el tiempo trabajan más y ganan menos, el trabajo se ha convertido en una especie de reality y cada semestre son despedidos de sus puestos de trabajo una cantidad mayor de profesores porque se matriculan menos estudiantes y aparecen nuevas tecnologías que hacen prescindible la contratación de más seres humanos porque la inteligencia artificial llegó también a las universidades colombianas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: