¿Por qué en Colombia los hombres tratan a las mujeres como si fueran niñas tontas?

20 Ago

La falsa feminista llamada Vanessa Rosales escribió en su cuenta de Twitter estos dos reclamos y le voy a dar las Respuestas.

Dice Vanessa:

“Toda una generación de mujeres harta y hastiada de varones heterosexuales que no les conceden la cortesía de la honestidad; que se desvanecen; que no las tratan como pares. La misoginia y el machismo afectivo: otro tema que es preciso desglosar. Respetar al otro es considerarle”.

Nací en Bogotá-Colombia en 1970 y desde 1979 los hombres me han tratado como iguales, a veces como si yo fuera superior a ellos. Conversando conmigo se borra el género y el sexo, somos seres humanos conectados de cerebro a cerebro y de sentimiento a sentimiento; la comunicación, la comprensión y la camaradería siempre han sido plenas y por eso adoro a los hombres, porque siendo aparentemente diferentes nos podemos comunicar de forma efectiva y divertida.

Cuando tenía nueve años, cuando tenía treinta y ahora que tengo cincuenta me he sentido admirada por los hombres. Ni siquiera siendo una anciana puedo decir que los hombres me tratan con condescendencia o se ofrecen a llevarme las bolsas del mercado o a preguntarme cómo amaneció la abuelita Elsy porque me ven como un ser débil, no, los hombres con los que trato conocen mi fortaleza y los que comparten el vecindario conmigo también, los vecinos saben que no me pueden mirar y que no los voy a saludar nunca porque no se me da la gana.

Cuando tenía nueve años podía matar de la risa a un señor de cincuenta y ahora que tengo cincuenta puedo hacer que se desvivan con mi conversación jóvenes de veinte o de treinta años. Eso es un absoluto privilegio y no soy blanca, bella ni burguesa. ¿Usted de verdad cree que el Privilegio es masculino?

Muchas veces a lo largo de la vida los hombres me han dicho emocionados como si se tratara de un gran descubrimiento: ¡Hablar con usted es como hablar con un hombre, con usted me siento libre, puedo decir lo que quiera, puedo ser yo, con usted es con la única mujer con la que puedo hablar..!

Señora Vanessa Rosales, sepa usted que la honestidad no es una cortesía, la honestidad y la autenticidad no son batallas ganadas, uno es honesto o no lo es y punto, uno no aprende a ser honesto y en Colombia los hombres no pueden ser honestos con las mujeres porque aquí las mujeres son educadas en el artificio, la apariencia y la mentira,  son educadas para cazar, para hacerse pagar, sepa usted que las mujeres en Colombia son entrenadas para agradar aunque tengan siete años y educadas para ser bellas y llamativas como si fueran un carro de lujo al que es preciso engallar para que luzca mucho mejor, para que todos se den cuenta de que es un carro de lujo. Los hombres serán honestos con las mujeres en la medida en que las mujeres sean menos artificiales. Cuando las mujeres dejen de arreglarse como si fueran para un carnaval los hombres las empezarán a ver y a tratar como seres humanos, no como actrices o payasos.

Este es el segundo reclamo de Vanessa Rosales:

“Al varón heterosexual promedio: una muestra de paridad hacia una mujer, un despliegue de cortesía mínima, de reconocimiento respetuoso, es la honestidad. Tratar a una mujer así como tratan a los amigos – con la paridad de la sinceridad. Actualícense”.

Si quiere que los hombres la traten como amigos quítese el disfraz de payaso, los zapatos de tacón alto, despójese del maquillaje, deje de caminar como su estuviera en una pasarela, use un tono de voz que no haga pensar en una muñeca complaciente y sin carácter y verá que ellos la empiezan a tratar como a un ser humano y se empiezan a fijar en lo que usted piensa y siente. Los hombres son grandes lectores de signos y las mujeres son grandes productoras de signos, las mujeres se disfrazan todos los días de su maldita vida para convertirse en un espectáculo ambulante y los hombres se mueren de risa y de asombro ante semejante carnaval. En la medida en que las mujeres sean más artificiales los hombres las seguirán tratando como actrices y como payasos.

Las mujeres son mucho más hermosas que los hombres y ante la belleza es casi imposible pensar en inteligencia y por eso mismo para poder hablar con los hombres como hombres y como amigos es mejor ser fea que bonita y es mucho mejor tener las tetas bien escondidas y usar ropa suelta y relajada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: