Claridad mental en tiempos de oscuridad

20 Ago

Soy una observadora natural del comportamiento humano y varias veces he pensado que no debí estudiar literatura sino psicología para ver mejor, para saber cómo ayudar a las personas que sufren, aunque también sé que cada quien se salva a sí mismo y  mucha gente es su propio verdugo.

Desde hace unos quince años he visto personas derrumbarse. El desastre que estamos viviendo en 2020 desencadenó la caída en la que veníamos desde hace ya bastante tiempo, desde 1970 para quienes conocen temas relacionados con todo tipo de crisis. La peor pesadilla consiste en que a pesar del desastre -incluso en tiempos de pandemia- le piden a la gente que sonría, sea feliz, se llene de optimismo y cree empresa desde un computador porque todos podemos llegar a ser el millonario del año aunque se hayan perdido millones de empleos en el mundo y mucha gente no tenga qué comer ni dónde vivir.

Además de ser una observadora natural soy una nadadora natural pero me gusta ir contra la corriente, desde niña si me dicen que me vaya por la izquierda escojo la derecha, si me dicen que estudie dejo de estudiar, si me dicen que sonría escojo la peor cara y si todos lloran yo decido sonreír y hacer chistes.  No es algo que haya escogido ser o hacer, es una marca, un sello de fabricación genético que ha sido de gran utilidad en tiempos de pandemia y desempleo masivo porque si la gente se hunde yo me levanto, si se preocupan yo paso el día entero hablando por teléfono y riendo, si rezan e imploran yo oigo la misa de la vecina con curiosidad, me gustaría saber por qué canta todas las mañanas como si su casa fuera un templo y Dios fuera su Salvador.

Completamos cinco meses de cautiverio y todavía hay gente en mi bello país escondida como un ratón esperando la llegada del gato que siempre pasa de largo. El miedo al virus se apoderó de los cuerpos y las mentes y una de mis grandes curiosidades es ver a esa gente escondida afrontando los problemas del futuro que se vislumbra mucho peor que el presente porque se destruyó la economía, la educación y el contacto humano. No poder ir a cine es uno de los actos que más he lamentado durante estos cinco meses, extraño los ruidos incómodos de las personas viejas y enfermas que van a una sala oscura a dormir mientras matan las últimas horas de vida.

Después de cinco meses más y más personas se terminan de hundir en su propio miedo mientras que yo después de cinco meses siento que me levanto en una especie de delirio, producto de mi claridad mental, como si fuera una iluminada, una esquizofrénica, una habitante de calle, una comedora de hongos o una marihuanera avezada. Me gusta caminar por calles desiertas como de después del fin de los tiempos, me gusta disponer de tanto tiempo para perderlo en el simple pasar de las horas y sentir que estos cinco meses han sido una especie de retiro, unas vacaciones de otras formas de descanso y diversión.

Si Schopenhauer estuviera vivo estaría absolutamente orgulloso de mí porque llevé al límite su sueño dorado, lo que llaman ahora el poder del ahora. Con la pandemia descubrí que no tenía nada que matar, nada de lo que tuviera que despojarme, nada que perdonar, dejar ir, saber perder, no he perdido nada porque no tenía nada y tampoco dependo del ayer ni del mañana. Lo más sorprendente de todo es que este Camino no me costó ningún esfuerzo. Siempre soñé con ser una especie de mendiga, un cero a la izquierda, una persona digna de risa y de lástima porque no tengo sueños ni aspiraciones, porque no me gusta viajar, ir a conciertos ni conocer gente influyente en lugares influyentes. Todo ese mal gusto mío, toda esa mediocridad, se han convertido en una especie de tesoro en un momento en el que todos los valores estaban invertidos y lo que de verdad importaba no era ser sino parecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: