Jugadores en cuarentena

18 May

Una de las pocas cosas que he extrañado en la cuarentena es ir al casino a ver a los adictos más atormentados que conozco. Jugar es una experiencia contradictoria, una mezcla de amor y odio, diversión, frustración y adrenalina.

Ayer me llegó la invitación de mi casino de confianza para que juegue, me divierta y gane en línea. No quiero jugar en línea, prefiero seguir soñando con ir al casino como quien va a un parque de diversiones. Es lo primero que haré cuando termine el cautiverio.

No me gustan los juegos en línea y no hago ningún tipo de transacción por internet. Sospecho que el jugador de casino de centro comercial difícilmente cae en los juegos en línea porque uno no va al casino sólo para creer que gana sino por todo lo que pasa en un casino. Por la gente que va a los casinos, las conversaciones que se oyen, las actitudes de los jugadores, la música, las funcionarias y todo un mundo que sólo conoce la gente que es feliz metida en un casino.

No sé si soy adicta al juego pero extraño a mi máquina de confianza, la última ladrona que conocí. Extraño más los sonidos y las trampas de esa máquina que las salas de cine, las librerías, la biblioteca, las universidades, los estudiantes, los compañeros de trabajo, la familia, comer en restaurante y todo lo demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: