Adictos a la pelea

16 Jul

Cuando era niña no me gustaban las muñecas sino ver boxeo con mi papá. Nos moríamos de la risa viendo caer al vencido y cada golpe nos emocionaba hasta el éxtasis.

Mi papá creció y dejó de ver televisión pero yo seguí viendo peleas con mis hermanos menores y no era boxeo lo que veíamos y nos mataba de la risa sino lucha libre, gente disfrazada posando de ruda, haciendo trucos y chistes de todo tipo.

Teníamos nuestros héroes y repetíamos sus trucos entre nosotros: dos niños y una niña de quince o treinta años (eso es asunto de la menor importancia) peleando en broma y repitiendo las frases emblemáticos de los payasos intimidantes.

Mis hermanos crecieron y dejaron de ver televisión, se convirtieron en gente seria. Yo sigo amando el boxeo y la lucha libre, pero como también dejé de ver televisión tengo que conformarme con la lucha virtual a través de la palabra.

Cada pelea ganada me vuelve a matar de la risa y a medida que pasa el tiempo encuentro menos pesos pesados que se quieran subir al ring conmigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: