Archivo | 23:59

Nos separó la guisa

26 Nov

Andrés es un poco cruel.

Acaba de decir: a nosotros nos separó la risa y a ustedes los separó la guisa

¡Sí!

Todavía hablo con Andrés que en realidad es Juan Andrés

Con Juan -con el otro Juan- se acabó la bonita historia porque a la exnovia posesiva y asfixiante -que vive en otra ciudad desde hace varios años (pero nos tiene vigilados en Twitter y en Instagram desde cuando se enteró de mi triste existencia) le dio por encararme en público, me quiso armar bonche en Twitter, como diciendo Este hombre es mío.

Así no se puede

Decencia ante todo

Sentido de la estética

Eso es lo mínimo que nos debe caracterizar como seres humanos.

El amor pasa

Los buenos modales no se olvidan nunca.

¿Estamos?

Mensajeros

26 Nov

A lo largo de mi nada accidentada vida he conocido a mucha gente,

No soy yo quien busca porque si busco no encuentro

Ellos llegan de la nada o de un lugar concreto

Y tratan de ponerse en contacto conmigo.

De treinta personas que intentan contactarme lo logra solo una

Y de esa una que lo logra

Cada dos o tres años decido ser amiga de una de esas personas

Sólo de una

Porque soy animal de compañía, no de tropa.

Esta mañana mientras caminaba pensando en un amigo perdido

(Gracias a la exnovia celosa, posesiva, asfixiante, ordinaria y manipuladora)

Pensé en otras cuatro o cinco personas muy cercanas que han pasado por mi vida

Algunas se han ido, otras se han quedado

Esta es la primera vez que un Mensajero ha sido arrebatado.

Pensé en la palabra mensajero para darle un nombre hermoso a esas personas

Por una razón sencilla:

Aparecen para mostrar lo que yo no alcanzo a ver de mi propia vida

Y mis alcances.

Voy a tratar de recordar las frases más memorables de mis últimos tres Mensajeros:

Eres como Bukowski pero no tomas

Puedes consumir todas las drogas que quieras, no eres adicta

Eres marginal, quédate así, no cambies nada

Eres sibarita, hedonista y egoísta

Usted es punk sin saberlo

Usted es como Fran Lebowicz

Usted no necesita alas para volar

Hay personas que no necesitan hacer una obra, su vida ya es la obra y eso es suficiente

angel-25

Una bella historia de amor

26 Nov

– ¿La vas a embolatá?

-Ajá mami, a veces hay que explicar los chistes, cada quien lee desde su capacidad cerebral y su contexto.

Susana y José se conocieron como se conoce casi toda la gente: por casualidad.

Se miraron a los ojos de forma distraída y en ese instante supieron de una vez y para siempre (especialmente Susana) que su amor sería como en las telenovelas de la tarde, que sólo la muerte podrá llegar a separarlos aunque vivan a más de mil kilómetros de distancia y ella diga todo el tiempo que odia a los humanos, es asexual y sólo quiere ser su amiga.

Susana es lo que llamamos en Colombia con desparpajo una completa calienta huevos. No le da ni siquiera un beso aunque duerma en la misma cama con él y le respire en la nuca. Vino en diciembre pasado y eso hizo la muy villana durante una semana y el pobre José recurrió a lo divino y lo humano para ser todo un caballero con esta extraña dama a la que no le gusta el sexo pero le gusta dormir con hombres en la misma cama y hacerles cosquillas con los dedos de los pies.

José superó la prueba para no parecer machista, desconsiderado, hijo del heteropatriarcado, hombre elemental, simio lujurioso… y cuando Susana decidió regresar a su tierra -estando ya en el aeropuerto- le dio un beso en la boca y se fue.

Y a José sólo le quedó decir:

“Ay, mi corazoncito, qué es lo que quiere esta mujer, por qué juega así conmigo!”.

Está lejos, no quiere novio y no vive con él pero todo el tiempo está ahí en WhatsApp y en Instagram diciendo tú eres mi mejor amigo, me gustaría vivir contigo, me gustaría parchar contigo, probablemente me vaya a vivir a Bogotá, me dejarías vivir en tu casa, pero como amigos, sin sexo, podemos dormir en la misma cama, te puedo soplar la nuca pero anda, no seas machista, aunque esté desnuda en la cama contigo y te haga cosquillas con los dedos de los pies el sexo no me interesa, no seas machista, no pienses lo que no es.

¡Odio a los humanos!

Ella tiene la sartén por el mango porque desde el comienzo ha representado a la perfección el papel de mujer desvalida, triste y solitaria, un poco artista, un poco ida, un poco como Remedios la bella. Juan es un hombre de naturaleza buena, un hombre que sabe ser compasivo y dulce, un poco heroico con las mujeres (porque también es bastante machista, como Susana).

José y Susana, Susana y José, son como anillo al dedo, el matrimonio no consumado, la pareja ideal, el sentimiento hecho carne, el perfecto idilio de amor al mejor estilo de las telenovelas que no he visto pero en las que sospecho lloran bastante.

Ella necesita un buen hombre que la comprenda y la salve, que le aguante todos los caprichos y juegos tontos y él estará siempre ahí soportando los caprichos y juegos tontos planteados por la princesa.

17841735-Prince-estaba-de-rodillas-pidiendo-al-matrimonio-princesa-Foto-de-archivo (1).jpg

¿El cerebro se llena?

26 Nov

Desde que leo he deseado dejar de leer

Pero siempre termino leyendo de nuevo

Después de muchos intentos fallidos

Me resigné como se resigna el borracho a la botella

La puta al catre

Y el ratero a no trabajar.

Pero hoy me encontré con un lector enfermo

Un ser humano que lee tanto como yo

El cree que si leemos tanto es porque algo falló en la vida

Y por eso estamos solos

El ha pasado por tres esposas

Yo por un solo esposo (y quedé vacunada)

El quisiera volver a intentar con una ignorante caderona que le dé dos hijos

Yo le conté que otro amigo lector hizo exactamente eso y ahora está perdido

Hablamos de varias personas perdidas gracias a los libros

Condenadas a pesar de que fueron mentes brillantes

Yo tenía la idea de que el cerebro podía llenarse y estallar

El cree que tengo razón y que tenemos que leer mucho menos y relacionarnos con gente común que esté alejada de los libros. Mecánicos de motos, carniceros y conductores de tracto camión.

Pensó que aprender a trabajar la madera podría alejarlo de los libros

Y terminó leyendo sobre cómo trabajar la madera

Pensó que vivir con gente es mejor que vivir solo

Y terminó leyendo sobre la familia y la soledad

Pensó que hay vicios peores que la lectura

Yo le dije que a mí todos me felicitan por leer

Que es la primera vez que me encuentro cara a cara con un verdadero lector

El verdadero lector pasa por momentos en los que odia los libros y quisiera no haber aprendido a leer nunca

Sufre y llora porque piensa cómo será vivir una vida auténtica

Una vida no reflexionada, no planeada y no modelada a partir de las lecturas

Se pregunta todos los días cómo será vivir como casi todos los seres humanos, gente común que no piensa mucho, no analiza mucho y a la que casi nada le importa porque no sabe casi nada, simplemente viven. ¡Como animales!

*son esas reflexiones -precisamente- las que me llevan siempre a los libros

El vivió con una lectora y se acabó la historia porque creyó que un día él terminaría siendo un libro más.

Tefa, Juan y José

26 Nov

A Tefa la conocí en Twitter

A José lo conocí en Twitter

A Juan lo conocí en un salón de clase (yo era su profesora hace unos seis años, creo). El buen chico se quedaba siempre al final y hacía alguna pregunta y así terminamos tomando cafecito, luego fuimos amigos lejanos varios años y cuando se acabó mi bella historia de amor con Andrés el joven tímido se acercó un poco más y terminamos enredados en una apasionada historia de amor (presentida por José) que terminó en Twitter gracias a la aparición apoteósica de la exnovia celosa, posesiva y asfixiante.

Tefa y José han establecido una historia de admiración y odio sin haberse visto nunca

Yo me he visto con los dos: con Tefa y con José

José dice Pobre chica

Tefa dice Es un pusilánime

Pero los dos ven cualidades también, están pendientes el uno del otro todo el tiempo.

Varias veces le pregunté a Tefa:

¿Si te parece material tan defectuoso por qué no lo dejas de seguir y ya?, ¡ignóralo! Y ella respondió: a veces escribe cosas chéveres.

¡Ah! ¡Bueno!

Siempre que nos vemos con José me pregunta por Tefa, miramos fotos suyas y me dice que es una chica hermosa, yo le digo que sí. Hablamos un buen rato de su talento desperdiciado y el mar de confusión en el que vive y entre los dos jugamos a predecir el futuro. Yo soy mucho más optimista que José porque conozco mucho más a Tefa, fuimos amigas virtuales durante varios años y tuvimos largas y emotivas conversaciones telefónicas en las que ella me contaba sus más íntimos pesares y deseos, por eso, cuando publicó su libro me emocioné tanto que la comparé con Rulfo y con Vallejo. Yo creo que tiene mucho talento pero está bloqueada como lo estuve yo misma hace un tiempo pero espero de todo corazón que escriba su segundo libro y supere un poco la tristeza y el dolor que la carcomen por dentro y hacen de su vida un completo tormento.

¿Por qué Tefa terminó cortando la amistad conmigo de forma radical?

Porque se creó un juego un poco macabro entre las dos: jugábamos a que éramos novias lesbianas y coqueteábamos con descaro desde nuestras cuentas de Twitter.

Ese juego público duró varios años y hace unos seis meses, en público también, yo le dije que me cansé de ese juego tonto, que no soy lesbiana, que me gustan los hombres, que pare la bobada. Eso la hirió bastante porque tal vez sí sentía un poco de amor y aunque yo la quería como una gran amiga nunca sentí nada más que eso, no soy lesbiana y creo que el juego tenía que terminar para que ella no se ilusionara más.

¿Le rompí el corazón?

Supongo que un poco, sí, fue un juego un poco cruel. Pero ella sabía que se trataba de un simple juego. Si no lo sabia lo siento y espero no volver a jugar a la lesbiana nunca más con ninguna otra mujer en la vida

Perdón.

A Juan también le gusta Tefa, siempre le ha gustado. Le parece una mujer hermosa, rebelde, excelente escritora, varias veces me dijo que le parece mucho mejor que yo en todo y soñaba con un trío bomba: Tefa, él y yo. Juan y yo abrigábamos el sueño de vivir esa experiencia erótica con otra mujer, planeamos varios veces, soñamos con varias pero somos muy torpes; ninguno de los dos sabe cómo se hacen ese tipo de propuestas y al final terminábamos muertos de la risa y abortando el plan.

Juan y José también se conocieron, yo los puse en contacto. Y la conexión fue inmediata. Nos parecía increíble a Juan y a mí, a José y a mí, que tres personas tan diferentes pudieran llegar a coincidir también de alguna manera. En un momento de la corta amistad entre ellos dos yo sentía que se querían más, que yo había quedado por fuera porque los dos hablaban con mucha emoción y admiración el uno del otro. Con Juan también llegamos a dudar si José no nos desearía un poco también pero no llegamos a fantasear en un trío con él.

Juan, José y Tefa son personas sensibles, a los tres les interesa el arte y están concentrados en eso, la idea más persistente en ellos es la de hacer una obra, algo grande. Cada uno tiene dificultades para lograrlo y con los tres hemos hablado ampliamente de eso.

Una vez le pregunté a Juan: ¿por qué personas como ustedes se acercan a mí? Soy una nerd, una señora que no sale nunca de su casa, una mujer sin experiencias, no me interesa consumir drogas ni alcohol, mi vida ha sido más bien una vida boba, sin nada digno de contar, en cambio ustedes, están llenos de experiencias, de rumba, viajes, lujos, de amistades exóticas… Y Juan no me supo responder.

He recibido los mejores halagos y los peores insultos de parte de Tefa, Juan y José porque en algún momento se han sentido expuestos, como hoy, por ejemplo, pero también los tres han llorado casi de emoción cuando los exalto en mis bellas composiciones.

Supongo que los tres me recuerdan con cariño porque los tres me han dicho muchas veces que soy un ser excepcional con mucho talento y carácter y yo les creo, claro, sé de qué estoy hecha y gracias a ellos estoy llevando la autoficción al límite.

¿O no?

maxresdefault (2)

Viejo marica

26 Nov

Pero tengo que contenerme porque lo puedo destruir todo pues somos insaciables como el culo de un maricón, es muy tragón

No soporté la porculada boca abajo. El coito anal es doloroso, hay que estrenarlo a diario y aquí en Murcia no encuentro

De joven ligaba todo lo que quería hasta los 40, era atractivo

El otro día me dio uno 6 euros

A partir de los 50 comienza la decadencia

aprovecha reina.

*****

Lo único que espero es que cuando llegue la decadencia no me dé por volverme lesbiana.

¿Arepear por resentimiento?

A los cuarenta no hay crisis, la verdadera crisis comienza a los cincuenta, decía en la revista.

¿Cuál crisis?

Cuando tengas cincuenta te van a decir que la verdadera crisis llega a los sesenta.

¿Por qué tienen más dignidad los hombres que las mujeres?

Es cierto, no sé de ningún hombre que se haya vuelto marica y resentido porque las mujeres no lo volvieron a mirar.

No, los hombres se resignan más rápido, se levantan, leen su periódico, ven su partido de fútbol y ya, salen del mercado de la carne sin hacer mucho ruido y sin mucho drama. Con las mujeres es a otro precio.

Nueva imagen

Nuevas renuncias

26 Nov

Mi vida ha consistido en renunciar, a eso he dedicado la mayor parte de mi vida.

Siempre he vivido con la sensación de que sobra algo y de que la plenitud consiste en renunciar al peso.

Cuando era niña renuncié a los juegos con otros niños y vi que era bueno; descubrí que era mejor caminar con otra niña, con otro niño, que andar corriendo y gritando sin motivo ni razón.

Más grandecita renuncié a los paseos, las piscinas, las playas, balnearios, a los bailes y las borracheras comunales. Es mejor caminar tranquilamente con una persona que andar buscando destinos desesperada para compartir las fotos luego en las redes sociales como cualquier ciudadano de tercera.

Renuncié a la televisión y la radio porque me harté de la mentira y el mal gusto. Y también vi que era bueno.

Esta es mi lista de nuevas proyecciones de renuncia:

Cine

Perfumes

Pulseras

Anillos

Libros

Los viajes no curan los dolores del alma

26 Nov

A lo largo de mi nada accidentada vida he conocido gente que ha viajado alrededor del mundo, desde Islandia hasta Corea del Norte; desde Melgar hasta Taganga.

Todos dicen embelesados mientras narran sus supuestas grandes aventuras que a mí nunca me han sabido a nada: Elsy, ¡Tienes que viajar!, te falta mundo, te falta calle, viajar es una experiencia necesaria y bla bla bla.

Yo oigo a mis amigos sin mucha emoción y lo que me sorprende siempre de todos ellos sin excepción es que planean, viajan, regresan, narran la experiencia y en lo más íntimo de su ser siguen siendo los mismos seres humanos.

No los veo más inteligentes, creativos, sensibles o despabilados, sólo un poco más vanidosos, convencidos de que los viajes transforman cuando yo sé que es mentira. Transforman más los libros o las experiencias amorosas, la muerte, la enfermedad o el desempleo, los viajes no son la gran cosa.

Echar raíces

26 Nov

Vivo en esta casa desde hace doce años y por fin me siento cómoda dentro de ella, como una rata en su madriguera.

¿Por qué fue tan difícil aceptar de nuevo este Hogar?

Porque venía de vivir durante treinta y cuatro años en la misma casa y quería morir en ella como los grandes pero mi mamá no me dejó, me obligó a buscar mi propio refugio. No se lo agradezco porque ese tránsito obligado me dañó la biografía en Wikipedia pero al mal tiempo buena cara, como los grandes.

Ahora es diferente porque nos hemos convertido en un solo ser. La casa y yo; la casa es como otra especie de ruana que me acaricia y me da calor.

Me parece tan confortable que no quiero volver a salir de aquí.

Me gusta caminar por la calles de mi barrio

He visto envejecer a varios vecinos

Algunos han enloquecido

Otros se han vuelto amargados.

Aunque yo no les brinde ni siquiera el saludo ellos también me deben conocer un poco y se deben sentir orgullos de compartir la vida desde lejos con alguien como yo.

rata-madera-cola-tupida-madriguera

Un café para soñar

26 Nov

Desde cuando renuncié al cine sueño más porque el cine está inspirado en los sueños y yo puedo construir mis propios mundos.

El café es la droga perfecta para soñar y me gusta hacer experimentos con el café y con el sueño.

Ayer tomé dos siestas durante el día: una a las once y otra a las cuatro, las dos después de un café. Soñé más en la siesta de las cuatro que en la de las once.

Quise hacer un experimento arriesgado solo con la intención de ver qué pasa:

Me tomé un tinto a las ocho de la noche y me acosté a dormir y pasó lo que no esperaba: tuve unos treinta sueños surrealistas cada uno de los cuales me dejaba despierta y asombrada no sólo de los poderes del café sino de la máquina de soñar con la que me dotó la naturaleza.

Puedo confesar sin vergüenza que anoche me dí en la cabeza con café y que la traba debe ser más poderosa que cualquier viaje de ayahuasca, hongos o ácidos. No debemos olvidar que la calidad y los alcances de una traba no están relacionados con la droga en sí misma sino con el cerebro y la creatividad del trabado y mi traba soy yo misma.

No vuelvo a tomar café antes de acostarme porque es emocionante tener sueños de café, pero soñar durante ocho horas como quien está en la película más espectacular es caer ya en el abuso de las drogas y a las drogas les dije NO.