Archivo | julio, 2016

¡Esa señora!

18 Jul

lunes 2lunes

Un local lleno de maricones

18 Jul

En el barrio francés hay unos cuantos bares de maricones que por las noches están tan abarrotados que muchas locas tienen que quedarse en la acera. Un local lleno de maricones es algo que me horroriza. Van espasmódicamente  de un lado para otro como marionetas que colgasen de cuerdas invisibles, con una hiperactividad postiza que es la negación de lo vivo y de lo espontáneo. El ser humano vivo abandonó sus cuerpos hace muchísimo tiempo. Pero algo penetró en ellos cuando los dejó su inquilino originario. Los maricones son muñecos de ventrilocuo que se introdujeron en el cuerpo de su creador y usurparon su personalidad. Se sientan en un bar de locas con su cerveza en la mano y parlotean incansablemente moviendo sólo la boca mientras el resto de su cara de muñeco permanece rígido.

De vez en cuando pueden encontrarse personalidades intactas en esos bares, pero los que imponen su estilo son los maricones, y entrar en esos locales siempre acaba por deprimirme.

9788433966421

Síndrome de abstinencia

17 Jul

Ver a Doolie con el síndrome de abstinencia era algo terrible. La envoltura de su personalidad había desaparecido, disuelta por las células hambrientas de droga. Vísceras y células, galvanizadas por una repugnante actividad, como la de una larva de insecto tratando de romper su capullo, parecían a punto de salir a la superficie. Su cara estaba borrosa. Era realmente irreconocible al mismo tiempo hundida y tumefacta.

9788433966421

Sibarita, hedonista y egoísta

17 Jul

Te das a los placeres con facilidad. Nunca te sacrificas, eres sibarita, hedonista, egoísta y no amas el dinero.

Estefanía Uribe Wolff

He visto cara a cara a Tefa sólo una vez, pero hemos hablado por teléfono varias veces y hemos conversado en Twitter durante los últimos cuatro o cinco años. Hemos peleado como gatas, como novias, y también nos hemos querido con mayor o menor intensidad. Puedo decir con orgullo que es una de las personas que mejor me conoce sin haberme visto, sólo leyendo lo que escribo; es hábil e inteligente, sabe descifrarme, sabe llegar al fondo y a la esencia de mi ser y eso siempre será estimulante para alguien como yo porque no es fácil encontrar interlocutores como ella.

Tefa me describió, ahora yo voy a desarrollar punto por punto cada una de esas cualidades mías, cualidades de las que me siento orgullosa porque he trabajado en ellas con empeño y con amor  a lo largo de mi vida y gracias a ese empeño y a ese amor, que en realidad es autoamor, he saboreado con risa y con placer la suma de millones de momentos cuidadosamente planeados para que sean casi perfectos y estoy satisfecha con lo gozado hasta ahora, creo que lo he hecho bien. Soy digna de mí.

No es fácil vivir en estado de placer permanente durante cuarenta y seis años, para lograrlo se necesita cálculo, salud, buen estado de ánimo, predisposición innata, creatividad, suerte y mucha inteligencia.

Salud

Para disfrutar la vida a cabalidad es preciso tener excelente salud. Desde 1979 supe que había nacido para gozar y supe también que un cuerpo adolorido no puede disfrutar las glorias del placer. Uno de los placeres más sublimes de la vida consiste en comer y asociado al acto de comer está el hecho de gozar de buena salud. La salud depende del cuidado en la primera infancia, de los genes, la nutrición, el mantenimiento del cuerpo y, entonces, si quiero gozar cada momento con intensidad debo cuidar cada uno de los sistemas que sumados se constituyen en mi cuerpo y el gran sistema, el sistema mayor, el sistema por excelencia, es el digestivo: el alimento se convierte en sangre, energía y huesos; un cuerpo sano se acompaña siempre de buen estado de ánimo  y espíritu festivo y con sangre, energía y huesos resistentes puedo correr, saltar, brincar, gritar, retorcerme de risa y de placer.

Los órganos involucrados en el acto de comer (labios, dientes, lengua…) sirven para disfrutar de este placer sublime, pero también sirven para sonreír, para hablar y para besar y esos placeres precisan de no ser descuidados, no se debe desperdiciar nada.

Desde la infancia he consagrado la vida a darme placer a través de la cavidad bucal y como sé que me encanta comer con voracidad, pero no quiero subir de peso -porque es insano y antiestético- cuando sé que hay un banquete y no quiero desperdiciar nada, dos o tres días antes del festín tomo jugos de frutas y mucho té para poder devorar como una bestia y a cabalidad. Me gusta sorprender a mis familares y amigos con mi apetito voraz y al lado de mi apetito voraz hay siempre otros placeres: hablar, hacer bromas y reír.

No como con cualquier persona, sólo como con las personas que son de mi total agrado porque sé que comer es un acto sagrado, una liturgia. El centro y motor de nuestra vida no es el cerebro sino el estómago, centro sensible de nuestras más finas emociones. Soy celosa y selectiva, no como con cualquiera, no se ilusione conmigo.

Dinero

La plata no me gusta, no me interesan los lujos, los viajes, los lugares exóticos ni la apariencia, no necesito casi nada para vivir. Aprendí a despreciar el dinero, la apariencia y los bienes materiales viviendo  y viendo vivir a los demás en función del dinero, los bienes materiales y la apariencia; viéndolos vivir decidí que no quiero ser como ellos, no quiero desear lo que ellos desean, no quiero gozar lo que ellos gozan, no me interesa. El hecho de no amar el dinero me convierte en una persona libre porque no vivo pensando en lo que tiene el otro y no tengo yo. En esa dirección no apunta mi deseo. El bien más preciado a lo largo de mi vida tiene que ver con el disfrute del tiempo libre. Para vivir no necesito plata, necesito tiempo para dormir, caminar, descansar, leer, mirar por la ventana. Me seduce la idea de ir caminando por ahí como un perro de nadie, un gato de nadie, una persona que no es mirada sino a la que le gusta mirar.

Amor

El placer lo descubrí en la infancia, uno de los recuerdos más antiguos de mi vida es que bañaban al bebé y lo ponían desnudo en la cama sobre unas sábanas recién lavadas y entonces la dulce Elsy se quedaba dormida sobre esas sábanas. No recuerdo cuando me despertaba sino cuando me quedaba dormida, supongo que eso sólo pasó una vez en la vida pero a mi cerebro y a mi cuerpo le gustó la sensación y guardó el recuerdo con celo para que a partir de ahí construyera el edificio de mi vida y a partir de ahí lo construí. Ese es mi gran recuerdo de infancia, creo que nací para gozar. Tal vez por eso me encanta lavar a mano, ver ropa recién lavada y el acto de planchar, me encanta lavar y planchar sábanas. Ese es  mi fetiche. Las sábanas me hacen pensar en descanso y en sueño pero también me hacen pensar en sexo y en amor y a esos placeres he consagrado mi vida desde 1989. Pero no soy una puta promiscua, es algo mucho más sofisticado: encuentro a un hombre admirable digno de darle todo mi amor y mi placer, gozo con él del tiempo libre, las comidas, las caminatas, la conversación y la risa durante muchos años, hasta que los dos quedamos saciados y satisfechos con tanto placer y tanto amor y nos despedimos al final con una franca sonrisa de satisfacción y de gratitud.

El mundo es su habitación

15 Jul

La casa tiene una extraordinaria importancia en su poesía. No sólo como fuente de un léxico muy particular y como elemento referencial último de muchos de sus poemas y cartas, sino como el ámbito finito, cerrado, seguro y concreto en el que tienen lugar los hallazgos y los experimentos del yo poético. Para ella, la casa era el microcosmos por excelencia, el mundo en el que todo cabía. Poseía también un valor espacial, teatral y dramático.

A veces el ámbito se limitaba de tal manera que el espacio doméstico se circunscribe simplemente a su propia habitación, convirtiéndose ésta en una especie de escenario imaginario del poema, de pretexto arquitectónico de la sintaxis del mismo. La relación del yo con el espacio circundante, y la relación entre lo interior y lo exterior, como categorías fundamentales en su fenomenología poética, van a estar siempre presentes en sus poemas. En efecto, para Emily Dickinson el mundo es su habitación.

md17768071673

Una nueva ilusión. Cambio de casa

11 Jul

Vivo en esta casa desde hace once años y creo que ya es hora de cambiar.

En la anterior viví treinta y cuatro años y mi sueño era morir en esa casa, como Flaubert, pero no pude porque en mi casa, en la que vivía sola desde cuando tenía diecinueve años, me dijeron que aunque esa era mi casa y podía vivir ahí porque era mía, porque mi papi había decidido dejarme viviendo sola ahí en esa casa inmensa, tenía que darme el gusto y concederme el privilegio de comprar mi propia casa y entonces la compré y me hice una con la casa y ahora quiero vivir en un sitio diferente a este porque ahora no quiero una casa que me obligaron a comprar para obligarme a sentirme adulta, quiero una casa para escribir, una casa organizada para una persona como yo. Todo un plan perfecto.

No quiero casa sino apartaestudio. Un cajón de veinte o treinta metros en el que habrá muy pocas cosas, como en esta casa desde la que escribo. Esta casa parece una casa vacía, no es grande pero sobra mucho espacio. Allá habrá muchas menos cosas y mucho menos espacio vacío, es para concentrar mejor el calor y el pensamiento. No necesito casi nada para vivir: ropa, libros, películas, un televisor y un computador, una cama, un armario para guardar la ropa, una silla cómoda para leer, una nevera, ventanas a través de las cuales entre directamente la luz y vecinos que estén dispuestos a que nunca serán saludados por mí aunque yo sea la persona más amable y lo revele a través de mi forma de caminar. No saludo a los vecinos, no quiero, no me gusta, no soporto saludar a los vecinos.

La gran novedad será que por primera vez en la vida compraré una lavadora. Mi primera lavadora a los cuarenta y seis años. No creo que encuentre un apartaestudio con lavadero, ya estoy resignada, nada que hacer.

La otra gran novedad es que quiero llegar al trabajo caminando. Compraré un sitio acogedor para vivir y para leer y escribir. Esa es la nueva ilusión.

Elsy Rosas Crespo. Manifiesto de la vida de un artista

11 Jul

La conducta del artista en su vida

Un artista debe mentirse a sí mismo y a otros, puesto que la literatura está hecha de mentiras.
Un artista debe robar ideas a otros artista, a muchos artistas, hasta que la suma de todos esos robos pasen por ser Una Idea Muy Original.
Un artista debe hacer concesiones consigo mismo y no debe aspirar a formar parte del  mercado del arte porque en el mercado del arte no hay artistas sino mercaderes.
Un artista no debe matar a otro ser humano. Esa idea no debe pasar ni siquiera por la mente del artista. Si lo amenazan de muerte debe esperar el golpe certero del colombiano asesino, pero jamás debe aspirar a matar o a pedirle a sus seres queridos que venguen su muerte o esclarezcan los hechos. No vale la pena porque ni la venganza ni el nombre de la mano asesina del colombiano mediocre le concederán de nuevo la vida al artista asesinado.
Un artista no debe hacer de sí mismo un ídolo  y no debe convertirse en ídolo de otro ser humano. La idolatría es un acto vil.

La relación del artista con su vida amorosa

Un artista debe enamorarse de otro artista, beber con él, besarlo y abrazarlo apasionadamente. Hacer de cada conversación con ese artista una Gran Obra de Arte para ser recordada cuando cada uno se halla embelesado en la creación de su propia obra.

La relación del artista con lo erótico
 
Un artista debe desarrollar un punto de vista erótico en relación al mundo.
Un artista debe ser erótico.
Un artista tiene que estar enamorado del sexo y si es mujer no debe ser lesbiana, tiene que estar enamorada de los hombres, sólo de los hombres y de sus maravillosos cuerpos.

La relación del artista con el sufrimiento

Un artista no debe sufrir. El sufrimiento es para los menos inteligentes y para los menos evolucionados.
Del sufrimiento surge el peor trabajo.
El sufrimiento embrutece.
A través del sufrimiento el artista pierde su espíritu.

La relación del artista con la depresión

Un artista no debe ni puede estar deprimido. Debe alejarse de la gente deprimida.
La depresión es una enfermedad y debe ser curada.
La depresión es un error de la naturaleza.

La relación del artista con la inspiración

Un artista debe mirar profundamente dentro de sí mismo en busca de inspiración. Un artista debe mirar profundamente dentro de otros seres humanos, debe mirar con atención el comportamiento de los animales -especialmente de perros y gatos- y no debe tener mascota en su casa porque se pierde con completo la belleza del animal, se pierde el encanto y el misterio de su gracia, inteligencia y belleza, se vuelve monótona y tediosa; debe buscar sólo encuentros fortuitos con perros de nadie, con gatos de nadie, y de ahí la importancia del acto de caminar en la vida del artista. El artista Tiene que caminar durante por lo menos una hora cada día porque caminando es como las ideas fluyen por la mente de forma más generosa; debe caminar solo y acompañado, siempre por el mismo camino y ocasionalmente por caminos nuevos, para verlo todo nuevo. Debe buscar caminos llenos de rosales y de jardines donde abunden todo tipo de flores. Nada más inspirador que ver flores en sus jardines, ver como florecen y mueren las rosas en sus rosales. Debe ir concentrado mirando rosales cuando de pronto se encuentra con la mirada fascinante de un perro de nadie, de un gato de nadie. Esa experiencia es un acto revelador en la vida del artista.

La relación del artista con el autocontrol

Un artista no debe tener autocontrol de su propia vida.
Un artista no debe tener autocontrol de su obra.

La relación del artista con el silencio

Un artista debe comprender el silencio.
Un artista debe crear el espacio para que el silencio entre a su obra.
El silencio es como una isla en medio de un océano turbulento.

**
La relación de un artista con la soledad

Un artista debe hacerse de tiempo para largos períodos de soledad.
La soledad es extremadamente importante.

La conducta de un artista en relación al trabajo

Un artista debe escribir todos los días.
Un artista no debe tomarse su agenda de trabajo, tal como lo hace un empleado bancario.
Un artista debe explorar la vida y el trabajo sólo cuando una idea venga durante el día como una visión que surge como una sorpresa.
Un artista debe repetirse a sí mismo.
Un artista debe sobreproducir.

La lista de amigos de un artista

Un artista debe tener sólo dos o tres amigos.

Diferentes escenarios de muerte

Un artista debe ser consciente de su propia mortalidad.
Para un artista no sólo es importante cómo vive su vida, sino también cómo muere.
Un artista debe observar los símbolos en su trabajo como señales de diferentes escenarios de muerte.

Diferentes escenarios de un funeral

Un artista debe dejar instrucciones antes de su funeral para que todo se haga según su voluntad.
El funeral es la última obra de un artista antes de su partida.