Archivo | 20:30

¿Por qué no tomo más?

19 Mar

No tengo problemas con el alcohol y leí en un libro que en una persona sana el consumo moderado de alcohol puede ser una experiencia positiva para el cuerpo y para el alma porque el alcohol activa lo mejor de nuestro ser, lo hace ver más puro. Lo más puro en mí es la risa y, claro, cuando consumo un poco de alcohol empiezo a reír con un poco más de énfasis pero hay un pequeño problema: no necesito darle un realce nuevo a mi risa, a mi forma de reír ni a lo que me produce risa porque entonces me empiezo a ver a mí misma como un payaso fastidioso. Lo sé porque en dos ocasiones, mientras me estaba tomando una simple segunda cerveza, timbró el teléfono y yo misma me sentía en un estado de euforia que no me gusta. Sentía que mi risa se volvía fastidiosa ante mi cerebro y aunque ninguno de mis interlocutores se quejó de mi conversación ni me preguntó si no me encontraba en un estado habitual, mientras hablaba sentía que no oía a mi yo sino a una caricatura de mi yo. No necesito más estados de euforia que los que me produce el placer de caminar, el café y el chocolate. La meta es no volver a probar el alcohol porque mi cuerpo no lo necesita, no necesito alcohol para animarme, siempre estoy muy animada.

Balance de los propósitos para el 2016

19 Mar

Siendo hoy 19 de marzo:

  1. No pensar en política ni en políticos

Cumplido

2. Trabajar, trabajar y trabajar

Cumplido

3. Escribir crítica positiva

Cumplido

4. Concentrarme en la autoficción

Cumplido parcialmente porque Gabriel Solano me tiene prohibido escribir sobre él.

5. No comprar muchos libros

Cumplido

6. Terminar de desilusionarme del cine

Totalmente incumplido. Gracias a Juan Lozano estoy enamorada de nuevo del cine. Veo entre dos y tres películas cada día y  he comprado más de cincuenta en menos de un mes (el último).

7. Seguir sonriendo

Cumplido

8. Seguir siendo amable

Cumplido

9. Seguir durmiendo bien

Cumplido parcialmente. Me encanta hablar entre las once y la doce de la noche con Gabriel Solano.

10. Seguir comiendo bien

Cumplido

11. Seguir disfrutando el placer de caminar

Cumplido

12. Seguir recomendando libros

Cumplido parcialmente porque estoy recomendando más películas.

13. Dejarme crecer el pelo

Cumplido

14. No fumar ni beber

Cumplido parcialmente pero con el deseo firme de terminar el año sin estos vicios bobos.

15. Conservar el peso y la talla

Cumplido

Mi afán de santidad

19 Mar

Siendo apenas una niña soñaba con ángeles y arcángeles.

Mi familia no es nada religiosa

Ese deseo surgió de forma espontánea en mí.

Me gustaban los cementerios y la catedrales

Y sin haber leído ningún libro

Pensaba ya en el cielo y en el infierno,

En la salvación y en la Caída.

He pasado por periodos de búsqueda desesperada de santidad.

Y, como buena creyente y apasionada con el mundo de la fantasía, si no veo resultados abandono la búsqueda y me concentro en otra cosa.

Han sido tres los momentos:

El primero ocurrió en 1979, cuando intenté volar para comprobar que era inmortal. Mi sospecha estaba bien fundada: caí parada. Esa Caída fue una Revelación. Ese día comencé a ser la Elsy que todavía soy.

El segundo ocurrió cuando supe que el amor romántico no existe. Mi primer amor era sólo un hombre y yo aspiraba a compenetrarme con la Divinidad. Entonces me entregué a una nueva búsqueda desesperada: leía la Biblia, rezaba todas las noches y leía a Pascal. Tampoco hubo manifestación de Divinidad y pasé a convertirme en una creyente invertida. Concluí que Dios no existe, que es una proyección de nuestra mente infantil. Así pasé la vida durante los últimos diez años.

El tercero está ocurriendo en este momento, desde hace unos tres o cuatro meses. Han ocurrido varios Milagros Inesperados: profundicé en la amistad con un hombre al que ahora llamo Maestro y estoy por conocer a otro con el que conversamos sobre diferentes niveles de pasión vía WhatsApp. Los dos ardemos de deseo por vernos y entrar en un tipo de contacto más profundo para invocar a la Divinidad, pero el ente es un poco esquivo y cada vez que intentamos vemos algo se interpone de nuevo.

Cuando cesé en mi intento de entrar en contacto con la Divinidad (los diez años de intervalo durante la segunda y la tercera Búsqueda), soñé con convertirme en abeja para hablar con las flores y con otras abejas y también quise ser amiga de las hadas, por eso caminaba buscando rosales y soné con tener ni propio jardín.

Creo que esa búsqueda ha despertado en mí un deseo nuevo: el deseo de volar. Pero no sueño con un vuelo simple, como el de 1979, sueño con un vuelo de altura. Cuando camino sintiéndome abeja y buscando hadas en medio de las rosas siento que me elevo. Con mi Maestro estamos ideando estrategias nuevas para lanzarme desde la torre Colpatria.

torre-colpatria.jpg

¿Fernando Vallejo es cátaro?

19 Mar

Más que una herejía, el catarismo fue una religión pues su creencia fundamental es un dualismo que se opone a la fe cristiana en todas sus modalidades, de la católica romana a la bizantina. Sus orígenes están en Persia, cuna de religiones dualistas. Los cátaros profesaban no sólo la coexistencia de dos principios -la luz y las tinieblas- sino en su versión más extrema, la de los albigenses, la de dos creaciones. Como varias sectas gnósticas de los primeros siglos, creían que la tierra era la creación de un demiurgo perverso (Satán) y que la materia era, en sí misma, mala, condenaban la violencia, eran vegetarianos, predicaban la castidad (la reproducción era un pecado), no condenaban el suicidio y dividían a su Iglesia en “perfectos” y simples creyentes. El crecimiento de la Iglesia cátara en el mediodía de Francia y en el norte de Italia es un fenómeno asombroso, no inexplicable: el dualismo es nuestra respuesta espontánea a los horrores y las injusticias de aquí abajo. Dios no puede ser el creador de un mundo sujeto al accidente, al tiempo, al dolor y a la muerte; sólo un demonio pudo haber creado una tierra manchada de sangre y regida por la injusticia.

La-Llama-Doble-Paz-Octavio