Archivo | 0:36

Un café a las cinco de la mañana para soñar

4 Dic

Uno de mis grandes placeres consiste en hacer experimentos con el sueño.

Uno de mis experimentos más recurrentes tiene que ver con el placer sublime de mezclar sueños y café.

Hay algo en el café que nos pone a soñar distinto

Y entonces durante meses me gusta despertarme a las cuatro de la mañana, pensar un rato, dar vueltas en la cama como cuando un bebé se despierta satisfecho y se solaza en su propio descanso. Y luego me levanto a las cinco, preparo un tinto y duermo hasta las ocho.

He caído en esas prácticas de la pereza a lo largo de mi vida pero lo sorprendente es que ahora sueño menos.

Sueño menos pero descanso más.

Dicen que la madurez consiste en no pensar en el público y en no preocuparse por nada. Ni emociones fuertes ni grandes decepciones.

Vamos a ver hasta cuándo me dura el idilio.