No son versos de Baudelaire sino de Blake

19 Jun

4. En las profundidades de mi oscura soledad.

en la morada eterna de mi santidad,

oculto y apartado entre severas reflexiones,

que me reservo para días venideros,

he rastreado en busca de un goce sin dolor,

de un sólido sin fluctuación.

Oh Eternos, ¿Por qué habéis de morir?

¿Por qué vivís en el fuego que no cesa?

***

5. Combatí primero el fuego, consumiéndome

por dentro en lo profundo de un mundo interior:

un vacío inmenso, tétrico y misterioso, en donde

nada había sino la gran matriz de la naturaleza.

Y, tendido hacia el abismo, en perfecto autoequilibrio,

¡Allí, estaba yo; sólo yo! Sin piedad sometiendo

a los vientos, que condensándose en torrentes

se precipitaban pertinaces. Impetuoso

aplaqué aquel vasto oleaje, y de las aguas surgió

un extenso mundo de maciza obstrucción.

***

6. Aquí, yo solo, entre libros de metal,

escritos dejé los secretos de la sabiduría,

secretos de oscura contemplación

a fuerza de librar horribles combates

contra los monstruos que alimentan el pecado,

monstruos que habitan en el corazón humano,

los siete pecados mortales del alma son.

***

El libro de Urizen. Plancha a, Copia C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: