Archivo | mayo, 2015

Con tanta censura me hacen sentir como Baudelaire en el prefacio a Las flores del mal

18 May

Este libro no ha sido escrito para mis mujeres, mis hijas o mis hermanas, las hijas o las hermanas de mi vecino. Dejo esta tarea a los que se muestran interesados en confundir las buenas acciones con el lenguaje bello.

Sé que el amante apasionado del bello estilo se expone al odio de las multitudes; mas ningún respeto humano, ningún falso pudor, ninguna coalición, ningún sufragio universal, podrán obligarme a hablar la jerga incomprensible de este siglo, ni a confundir la tinta con la virtud.

Ilustres poetas, hace tiempo que se repartieron las provincias más florecientes del terreno poético. Me ha complacido, y tanto más cuanto la tarea presentaba crecientes dificultades, extraer la belleza del mal. Este libro, esencialmente inútil y absolutamente inocente, no tiene otro fin que divertirme y estimular mi gusto apasionado por la dificultad.

Algunos han apuntado que estas poesías podrían dañar; no he sentido alegría por ello. Otros, almas buenas, que podían hacer bien; no me he afligido. El temor de unos y la esperanza de otros me resultan extraños y no han servido más que para probarme, una vez más, que este siglo había olvidado todas las nociones clásicas concernientes a la literatura.

Pese a los auxilios que determinados pedantes célebres han aportado a la natural estupidez del hombre, nunca hubiera sospechado que nuestra patria pudiera caminar a tal velocidad por la vía del progreso. Este mundo ha adquirido tal espesor de vulgaridad, que imprime al desprecio por el hombre espiritual la violencia de una pasión. Pero existen felices caparazones en los cuales el veneno no podrá jamás abrirse paso.

En un principio, acaricié la idea de contestar a las numerosas críticas, y explicar al mismo tiempo algunas cuestiones muy simples, totalmente oscurecidas por las modernas luces: ¿Qué es la poesía? ¿Cuál es su objeto? De la distinción del Bien y lo Bello; de la belleza en el Mal; que el ritmo y la rima obedecen en el hombre a imperecedoras necesidades de monotonía, de simetría, de sorpresa; de la adaptación del estilo al asunto; de la vanidad y el peligro de la inspiración, etc., etc.; sin embargo, cometí la imprudencia de leer esta mañana algunos papeles públicos; repentinamente, una lasitud como el peso de veinte atmósferas se abatió sobre mí, y me he visto paralizado ante la espantosa inutilidad de explicar cualquier cosa a quien fuese. Quienes saben, me pueden adivinar, y para los que no quieren o no pueden comprenderme, amontonaría en vano las explicaciones.

C. B.

Tomado de:

Las flores del mal, Charles Baudelaire. Bogotá: Oveja Negra. 1982.

La sensación de estrés depende de la situación social

17 May

En qué medida la situación de estrés depende de la situación social lo vemos corroborado por el comportamiento de los babuinos. Como observó en la sabana de Serengueti el estudioso del estrés Robert Sapolski, los babuinos machos situados en la punta de la jerarquía prescriben a los demás cuándo deben beber. Si el jefe de la manada se acerca al pozo de agua, los más débiles se apartan. Y aunque los babuinos no carecen de agua ni de alimento, los de rango inferior sienten por este hecho una enorme presión. Cuanto más padecen el capricho del jefe, más hormonas del estrés circulan por su sangre y más frecuente enferman o incluso mueren.

9788415115595

¿Por qué vuelvo a Twitter?

17 May

La cuenta  fue suspendida, reportada por cientos de usuarios de Twitter Colombia que decidieron ejercer la censura sólo porque mi presencia les incomodaba. ¿Por qué? Nunca lo sabré, seguramente no les gustaba lo que escribía.

La pregunta es simple: ¿No era más fácil ignorar o bloquear que reportar?

Varias personas en Facebook, Twitter, Instagram, en este blog y vía Gmail lamentaron que sucediera algo tan lamentable, más si tenemos en cuenta que la mayoría de mis tuits estaban relacionados con libros.

Muchas personas me pidieron que regresara y he acogido el llamado. Ahora soy.

Escogí ese nombre de usuario porque es la segunda vez que me censuran en esa red social.

Una autoentrevista sobre Twitter

15 May

¿Se le acaba de ocurrir esta entrevista?

No, se me ocurrió mientras caminaba, soy como Freud: el cerebro me funciona mejor al aire libre, caminando, mirando flores, árboles, perros y gatos.

¿Le ha hecho mucha falta su cuenta de Twitter?

Todavía no porque he escrito mucho en este blog sobre la suspensión de la cuenta, he estado muy ocupada.

¿Por qué cree que le suspendieron la cuenta?

No sé y creo que nunca lo voy a saber.

¿Temía terminar así? ¿Echada como un perro sarnoso?

No, creo que siempre cumplí con las normas.

¿Cuántas personas se unieron para deshacerse de usted?

Supongo que muchas, estaban intentando suspender la cuenta desde 2010 y no lo habían logrado.

¿Qué hizo usted para ganarse el odio, el desprecio y el deseo de verla muerta de parte de tanta gente en Twitter?

Supongo que todo tiene que ver con lo que escribía allá y con lo que escribo aquí. Es lo único que hago aparte de trabajar y descansar.

¿Por qué la lee tanta gente si se supone que es un ser tan insignificante?

Esa pregunta se la tienes que hacer a quienes me leen.

¿Recibió muchas calumnias mientras fue usuaria de Twitter?

Sí, muchas.

¿Cuáles son las más graciosas?

Que no puedo ser una mujer, que tenemos que ser varias personas, que soy experta en social media, que me pagan por escribir, que no existo, que compraba los seguidores, que quien escribe por mí es mi mamá.

¿Cuántos seguidores tenía?

Un poco más de 37.000.

¿Y usted a cuántos seguía?

A menos de cincuenta.

¿Por qué seguía a tan poca gente?

Porque me gustaba lo que escribían.

A usted la insultaban más que a cualquier otra persona en Twitter. ¿Cuáles eran los insultos más frecuentes?

En orden:  fea, sin novio, insignificante, no sé escribir, nadie me lee, tengo cara de que me maté, falta de verga, la mamá de Amparo Grisales, sin vida, frustrada.

Sus fotos son muy famosas, mucha gente las colecciona, ¿Eso le gusta?

Claro, con esa intención las publico.

¿Dónde aprendió a hacerse notar?

Es un don.

¿Usted cree que del odio al amor hay sólo un paso?

Sí.

¿Cree que muchos tuiteros van a leer esta autoentrevista?

Sí.

¿Por qué?

Porque les gusta mi estilo.

¿Cómo es su estilo?

Claro, preciso y conciso.

¿Pensaba dejar de usar Twitter algún día?

Supongo que sí, siempre termino aburriéndome de las redes sociales.

¿Perdonó a la gente que la hizo salir de Twitter?

Claro que sí.

¿Cree que sus enemigos son tan poderosos como para hacer desaparecer este blog y después hacerla desaparecer a usted?

Espero que no, pero también sé que estamos en Colombia.

¿Tiene miedo?

No.

¿Le teme a la muerte?

No.

¿Se acoge a Dios cuando sale a la calle?

No.

Cuando le hicieron cerrar la cuenta en el 2010 inventaron que usted lo hizo para llamar la atención. ¿Cree que también digan que ahora usted se autosuspendió para llamar la atención?

Es probable.

¿Está acostumbrada a este tipo de calumnias?

Sí.

¿No le importa limpiar su nombre?

Creo que está limpio. Una persona inteligente es capaz de ver lo que hay en el fondo de mi ser y de mi escritura si lee bien.

¿La han insultado algunos tuiteros en este blog?

Sí.

¿Usted publica los insultos?

Sí.

¿No los va a censurar?

No, publico todos los comentarios que dejan en este blog, creo que es un derecho que se expresen.

¿Tenía usuarios bloqueados en Twitter?

No.

Bienvenidos los tuiteros a este humilde blog

14 May

Nota importante:

Si lees este post hasta el final es porque tienes cuenta en Twitter, me reportaste igual que cientos de imbéciles como tú y estás aquí arrepentido y avergonzado porque me amas, te importo y sabes que no será fácil olvidarme.

¿Aceptas las condiciones del servicio?

¿Vas a seguir leyendo?

¿No te da pena haber caído tan bajo con la mejor tuitera de Colombia?

¿No?

¡Bueno!

Entonces ahí va el mensaje:

*

*

*

*

Me cuentan que me extrañas mucho y sueñas con mi pronto regreso. Te pareció muy gracioso reportarme en masa y no calculaste la fuerza del golpe. Ahora sí que soy Leyenda gracias al trabajo en equipo de un grupo grande de tontos como tú.

¡Gracias por los favores recibidos!

La gente como yo depende de la masa, no soy nada sin público y tú eres mi público desde que me censuraste en Twitter. Ahora vas a llegar a leerme por voluntad propia, entre humillado y ofendido.

¿Quieres seguir leyendo?

¿Sí?

Bien,

Entonces continuemos:

Sé que me admiran, me aman y se divierten con lo que escribo aquí y con lo que escribía allá. No insistan más, me perdieron para siempre. Su juego fue demasiado lejos. Me mataron en Twitter, no podrán volver a gozar de mis tuits maravillosos jamás.

¡Felicitaciones!

Como sé que se fascinan con mis fotografías les dejé un regalo de despedida, una pequeña muestra de las imágenes más deslumbrantes de este pequeño ser, espero que la disfruten mucho y adjunten las que les faltan a la carpeta Fotografías de Ensayista.

No me amen tanto, soy humana.

Su servidora incondicional,

Elsy Rosas Crespo Forverer

Vwp_20140816_024B6yH8azIAAABep97593971_0fbb31c204_m????????????????????????rhjh030g (1)5047686_ccce7d33c8_m6001265_56df5d3d31_mdescarga (1)5016053_b8acdf3672_m4704215_3b8fead2bd_mbpFswZok5957076_43c7941dbe_m (1)BkG7yoVIQAAcAVO-KOn-nPf4nAZo1AdaHoNDMlg1d5ae544ff17d50c1e84cb55e18a8d4cimages (1)4704171_db40dbfcb3_m????????????????????????el-cirrosise50058ba3b83b429d8956f97e04b4045 (1)5165242_e9f4d32fee_m

Reflexiones que vale la pena compartir

14 May

ensayista 1ensayista 2ensayista 3

Un comentario muy pertinente sobre la censura y el poder en Twitter

14 May

Les quiero compartir este comentario, es sobre la censura ejercida sobre mi cuenta de Twitter. Este triste panorama no nos aqueja sólo en la vida virtual, para desgracia nuestra. Esta es la realidad que tiene sumida en la miseria a Colombia, el país con la gente menos educada del mundo, el país con más personas asesinadas entre la sociedad civil. De nada sirve seguir escudándonos en el conflicto armado:

Esto no solo se refiere a twitter y este bloqueo no solo se trata de que ella haga criticas de ciertas personas, parece que a mucha gente le fastidia que les digan la verdad en la cara, se jactan de ser de mente abierta y apoyar la libre expresión pero eso es solo hasta donde su doble moral se los permite, cuantas cuentas llenas de mierda se ven todos los días en twitter colombia y nadie dice nada porque como forman parte de los simios de circo de la rosca de turno entonces los aplaudimos pero como es alguien que odia todos y cada uno de sus comportamientos, entonces a esa persona la reportamos porque no es igual a nosotros.

Ya sé quién hizo cerrar mi cuenta de Twitter: Joselo Funesto, alias @nosoyjoselito_

14 May

Hackeada 1 Hackeada 2

Hackeada 3 Hackeada 4

Los comentarios más bonitos

13 May

Ayer suspendieron mi cuenta de Twitter gracias a la censura que se ejerce en Colombia. Redacté mi carta de despedida y más de cien personas me pidieron que no dejara de escribir, que no le diera gusto a los violentos y a los intolerantes. Quiero compartir con ustedes los mensajes más inteligentes. Me queda claro que hay gente que me lee con mucha atención. ¡Gracias!

1. Elsy, esta solitaria chica con pocas habilidades comunicativas la va a extrañar. no olvido fácil menos a una persona como usted.
Por cierto todos esos personajes que la tienen bloqueada la preguntan mucho.

2. ¡Cuánta falta me hará! Me gusta la persona que usted es, tiene mi respeto y admiración por la vida que lleva. Ya quisiera, esa horda de tuiteros tener un alma libre y ver pasar el tiempo como usted lo hace.

Me tranquiliza saber que su claridad mental, resistencia y frescura la mantendrá donde debe estar, al margen de esta sociedad que tanto repudio inspira.

Quedo atenta a su blog, me complace leer cada publicación.

3. Yo entraba a twitter solo por leerla, me da tristeza saber que no voy a encontrar sus comentarios, que me hacian pensar, me animaban a leer, o si no me causaban gracia.

Gracias por sus aportes para mi han sido muy valiosos, y no me parece justo que una persona tan brillante y locuaz, le cierren una cuenta de twitter.

4. Se le hace difícil a uno creer que callen así a alguien;trato de entender lo que pasó y veo este cuadro como cuando un niño mas grandecito se acerca a hacer agua el juego de los mas pequeños y estos corren donde sus abuelos a señalar al que los bajó de la nube y el abuelo llega hasta con policía.

5. No puedo entender porque una persona que escribe contundemente como ensayista tenga enemigos, me parece terrible que todos esos twiteros loquillos y superficiales amantes de la libertad de expresión jamas le dieron la talla a esta mujer que si sabe escribir y que ha leído bastante, yo le agradezco compartir con generosidad sus conocimientos, ser una mujer independiente y crítica y lamento, no poder leer sus apuntes diariamente.

La seguiré en este blog y gracias por tan buenos tuits.

Att Beatríz Gomez

6. No deje tuiter. Usted es mordaz con sus comentarios en muchas ocasiones, pero es más lo que le aporta a todos sus seguidores con sus recomendaciones para leer, con unas preguntas profundas sobre la existencia, porque escribe bien y sobretodo porque es honesta y fiel a sus convicciones. Me parece que de alguna forma cuando es agresiva lo que pretende es llamar la atención de la persona que se puede sentir acosada para que crezca, se pellizque y deje fluir su creación de manera auténtica más allá de poses y de marcadas manipulaciones para destacarse en medio de la frivolidad. Yo la voy a extrañar y ojalá reconsidere su salida #tuitermuyaburridosinelsy.

7. Es la primera vez que le dejo un comentario en su blog y me da mucho fastidio que sea precisamente en este post que habla de su salida de twitter.

Me da risa la pobre mujer que la acusa de “delincuente”, llevo estalkeandola casi un año y las fotos de sus “victimas” no son privadas, es más ellos mismos las publican para vanagloriarse de sus supuesto éxitos, parece que hay gente que aun no comprende la frase: Todo lo que diga puede ser usado en su contra, tanto que se jacta de saber leer y escribir y aun no comprende el significado de publicar en redes sociales donde de hay de todo menos una privacidad real, siga así señora.

Con respecto a su salida, me da mucha lástima que usted deje su cuenta por culpa de un montón de becerros siguiendo órdenes de algún tuitstar del momento, por mi parte si la extrañaré porque usted es la única persona que ha logrado que me conecte más seguido a esa red social de pseudo-intelectuales, no la dejaré de seguir por este medio.

8. No estoy de acuerdo en que la cuenta haya sido suspendida. Sin embargo leo más su blog que la cuenta de twitter. Espero que vuelva a ella.

Un post sobre la suspensión de mi cuenta en Twitter

13 May

Quiero compartir con ustedes un post escrito por dos tuiteros sobre la suspensión de mi cuenta por quienes ejercen la censura en las redes sociales:

Esta entrada es diferente de las que suelo escribir en este blog respecto a dos cosas. Primero, no concierne los temas usuales (análisis de medios, cultura y política) sino que trata de la muy reciente suspensión de la cuenta de Elsy Rosas Crespo (@ensayista), famosa pero aparentemente impopular en Colombia. Segundo, está escrita a cuatro manos con un invitado especial: Homo antonymum (@heterosinonimo).

Ayer (12 de mayo de 2015) la cuenta de la tuitera colombiana Elsy Rosas Crespo (@ensayista) fue suspendida. Después de la suspensión, @ensayista utilizó otra cuenta (@diganmeandres_, rebautizada temporalmente @suensayista) para explicar el asunto y decir adiós. Nos habría gustado participar en el debate que se armó, pero era tarde para nosotros. Esta mañana la discusión había llegado a su fin.

No es nuestro objetivo montar una defensa incondicional de @ensayista, pues no conocemos suficientemente ni la cuenta ni la persona detrás de ella. En efecto, a pesar de saber de su existencia desde hace más de un año, apenas la empezamos a seguir hace algunos días. Hay ciertas cosas que hemos leído que definitivamente nos molestan: los comentarios sexistas, misóginos, anti-feministas y clasistas son recurrentes, y el uso del insulto es desmedido. (Por cierto, cuentas así pululan en Colombia y no por ello son reportadas). A pesar de lo anterior, la cuenta sobresale en su diferencia en un país donde la opiniones son normalizadas y uniformes. Ciertas entradas del blog de Elsy ponen el dedo en la llaga porque la autora osa decir cosas que nadie más dice en Colombia, y aunque muchas veces la burla desdibuja la crítica, ésta no deja de ser válida. En efecto, criticar a través de la burla y el insulto personal hace parte de la cultura hegemónica colombiana. La prueba es que un Daniel Samper Ospina (@DanielSamperO) ha hecho de ella su profesión, con la diferencia que en la crítica de Samper Ospina –burda, sexista y clasista– no hay nada ni de original ni de profundo. Cabe anotar que, contrariamente a Daniel Samper, Elsy Rosas no tiene un ápice de poder.

Pasemos a la cuestión de los mecanismos para la suspensión en Twitter. Leyendo las reglas de uso de la red vemos que cuando se reporta una cuenta hay que señalar la razón. Suponemos que ésta fue la última de las opciones listadas (“Están siendo abusivos o perjudiciales”). Sin embargo, observando la dinámica tuitera colombiana se puede fácilmente llegar a la conclusión de que muchas de las cuentas son abusivas y perjudiciales. Basta ver las cosas que escribe María Fernanda Cabal (@MariaFdaCabal), el abuso que recibe Piedad Córdoba (@piedadcordoba), o las barbaridades de tanta macabra cuenta uribista que no nombramos por puro miedo. Entonces ¿por qué se hace suspender la cuenta de @ensayista? ¿No basta simplemente con bloquearla? Esto muestra una vez más que en Colombia la idea de callar a la gente que nos fastidia –sean cuales sean las razones al origen del fastidio– sigue siendo vigente. Lo curioso es que, como lo hizo notar @jalexanderg, muchos de los defensores de la libertad de expresión en el contexto de los ataques a Charlie Hebdo probablemente están detrás de la masa de tuiteros que decidieron callarla.

A pesar de que no compartimos muchos de sus puntos de vista, nos parece una lástima su suspensión. Gracias a esa cuenta conocimos joyas de la sátira, como la entrada de blog “Emprendedores colombianos en la red — El caso Catalina Alba” y esa frase clave de la cultura económica colombiana (“No nos dan plata pero nos dan cositas”) con las cuales estuvimos a punto, literalmente, de estallarnos de la risa.

https://viragos.wordpress.com/2015/05/13/la-suspension-de-ensayista/