Archivo | 23:11

Los lectores más apasionados de este blog

7 Feb

Hay personas que me leen desde hace diez años o más, me odian y desean de todo corazón el peor final para mí. Le hacen seguimiento a cada línea que escribo, tienen buena memoria y están obsesionados conmigo. Leen con atención y seguramente planean mi caída. Son personas que amenazan de muerte, crean cuentas falsas para atacarme y se llenan de motivos para convencerse de que le hago daño a la sociedad y es preciso prescindir de alguien como yo porque soy una persona dañina, alguien que no tiene nada que decir y cuando lo dice siempre se trata de una insignificancia, tonterías sin sentido, estupideces que no le interesan a nadie, ni siquiera a mí. Este blog es para ellos una especie de droga a la que quieren renunciar, pero cuando saben que hay una nueva entrada están de nuevo aquí y cuando terminan sienten que de nuevo cayeron en el tiempo perdido y en la obligación. La esclavitud que han desarrollado los llena de ira y desean verme desaparecer para no tener que volverme a leer, porque no valgo la pena, porque soy dañina. Una especie de droga. Saben que no sé escribir, saben que no soy buena para la salud pero no pueden parar, quieren saber qué sigue después, en el siguiente párrafo.

El panfleto al estilo paramilitar que me acaban de enviar

7 Feb

El mensaje que leerán a continuación lo recibí hoy, es un comentario dejado en el blog. Como si se tratara del miembro de un grupo dispuesto a restablecer el orden, me piden que borre lo que he escrito sobre las divas de Twitter y me dedique a lo mío. Si no lo hago exterminarán a los miembros de mi familia y después a mí.

Si es una broma no es divertida y si va en serio creo que están llegando demasiado lejos. Lo justo es que si escribo sobre una persona pública, si la imagen que reconstruyo de esa persona la recreo a partir de información que encuentro en internet, si nunca se ha tratado de calumnias sino de opiniones sobre su forma de actuar o de ocultar, no es justo que por el simple hecho de compartir esa información y tomar partido merezca ser amenazada de muerte e intimidada por alguien que se solidariza con las víctimas y quiere hacer justicia porque también se siente afectada.

El mensaje es claro: se calla o la callamos.

se metieron con su novio que no les ha hecho nada asi como usted se mete con gente que no le ha hecho nada. usted se mete con gente que ni conoce, se burla de ellos, de sus trabajos, de sus capacidades, de su origen, de su condición social, los mete en problemas en sus trabajos y con sus parejas y pretende que nadie se meta con usted? y se seguiran metiendo con andres y despues se meteran con usted y con su familia y con su trabajo hasta que terminen haciendose daño en la calle. si quiere respeto respete. usted ya esta muy vieja para esas ridiculeses no se da cuenta de eso? no le da verguenza ser una mujer mayor y tener un espacio destinado a ridiculisar gente que ni siquiera conoce y que no le han hecho nada? borre todas esas pendejadas que ha escrito de los dema y dediquese a hablar de literatura que en eso es muy buena. no se desperdicie asi

Tipos de lectores de este blog

7 Feb

1. El que quiere ver los textos en un libro.

Hay un grupo de personas que cada vez que me ve cara a cara insiste en que escriba un libro. Un libro sobre un tema nuevo, un libro con los mejores ensayos, un libro con los textos que han generado más reacciones en los lectores, un libro de poemas… El caso es que sueñan con tener el libro en uno de los estantes de su biblioteca porque sienten que la pantalla no es el papel y leerme en papel sería todavía más emocionante que leerme en la pantalla porque la experiencia es diferente y porque al tener el libro se sentirían todavía más orgullosos de conocer a una persona que escribe muy bien y además publica libros.

2. El que no quiere ver los textos publicados en un libro.

Algunos lectores me ven como una rebelde absoluta, una persona valiente que no teme decir lo que muchos piensan pero no se atreven a denunciar por miedo o cobardía: la superficialidad, la mentira, la falsedad, la apariencia, la tontería… puros sentimientos humanos que nos envilecen como especie. Leen este blog con una mezcla de asombro y admiración. Les cuesta creer que siendo colombiana y conociendo la raza asesina, radical e ignorante que somos no tema ser atacada por un lector sensible. Cuando hablo con esas personas me preguntan por “mis enemigos”. Es gente que se preocupa de verdad por mi integridad física y desea de todo corazón que no aparezca algún día alguien que decida prescindir de mí porque ha sido abordado en un texto o porque decidió solidarizarse con “las víctimas”.

3. Lectores grupales de oficina.

Varias veces me han dicho que mis textos son leídos en voz alta y en grupo en las horas muertas en las oficinas. Una persona comparte el blog, otro se interesa, alguno oye sin querer y finalmente se crean grupos de lectores que gozan o sufren con la lectura de este blog después del almuerzo.

4. Los estudiantes de primaria, bachillerato y universidad.

He sabido de cursos enteros de niños, jóvenes y adultos estudiantes que me recomiendan, me admiran y se divierten con algunos textos. Niños de tercero de Primaria y estudiantes de doctorado. ¿Qué puedo decir? Es muy emocionante.

5. Los que no me quieren pero leen todo lo que escribo

Hay personas que me leen desde hace diez años o más, me odian y desean de todo corazón el peor final para mí. Son personas que le hacen seguimiento a cada uno de mis textos en este blog y en Twitter. Tienen buena memoria y están obsesionadas conmigo. Leen con atención y seguramente planean mi caída. Son personas que amenazan de muerte, crean cuentas falsas para atacarme y se llenan de motivos para convencerse de que le hago daño a la sociedad y es preciso prescindir de mí.

Ante estas personas seguiré asumiendo la misma actitud: no voy a investigar quiénes son, no voy a pedir ayuda a la policía, no me voy a exiliar, no voy a dejar de salir a caminar y de hacer lo que hago por miedo a un ataque directo. Lo peor que podemos hacer como seres humanos es vivir con miedo y además tengo claro que lo único que nos espera es la muerte. Si  mi destino es morir en manos de un lector obsesionado conmigo no puedo oponerme a su propósito.

No quiero concederme un estatus que no poseo, no quiero posar de víctima. Cada vez que me se pasa por la mente la idea de que puede haber un plan para deshacerse de mí lo único que se me ocurre es que si llegara a pasar me convencería de que en Colombia superamos los niveles de violencia a medida que pasa el tiempo y de manera mucho más contundente.

Es imposible no imaginarme la noticia narrada en un periódico como El Espacio:

Mataron a una señora insignificante, una pobre profesora hora cátedra que vivía en un barrio popular y se transportaba en buseta. La mataron porque escribía textos que no le gustaban a algunas personas en un blog gratuito, un espacio en el que podría escribir cualquiera.

Me están dando donde más me duele

7 Feb

Hay gente que no me quiere y tiene todo el derecho a no quererme porque no soy perfecta ni aspiro a serlo, pero es increíble la cantidad de estrategias que crean mis “enemigos” para complicarme la vida cada cierto tiempo.

En Twitter han creado cuentas de todo tipo para referirse a mí, para insultarme, para suplantarme, para calumniarme, para decirme que debería suicidarme, para amenazarme de muerte… Ahora -como si fuera un personaje de la mafia, una política corrupta o una insurgente- les dio por “atacarme donde más me duele”. Empezaron con Andrés y de la manera más infame:

Crearon un anuncio en vivavisos.com. Al parecer es una página para ofrecer servicios y crearon un perfil falso con la fotografía y el número telefónico de Andrés. El anuncio dice: Joven pasivo cero plumas con sitio propio y discreto busca macho activo en bogota para pasarla rico. Llamar o Whatsapp andrés. 

Ha recibido más de diez llamadas, todas de hombres interesados en el servicio y en Twitter le han enlazado el anuncio a personas que conozco, a las que no me quieren, a algunos seguidores con los que interactúo con cierta frecuencia.

La persona que creó el anuncio probablemente es la misma que me amenazó de muerte hoy, me anunció que sabe dónde trabajo y me pidió que me prepare. Me dejó claro que me va a hacer pagar por todos mis “crímenes”.

Como se pueden dar cuentas la gente llega cada vez más lejos en las redes sociales. No les basta con atacarme a mí sino que empezaron a hacerlo con las personas de mi círculo, como en las películas de la mafia, como si se tratara de una persona que merece un castigo ejemplar  porque es un ser lleno de mucha maldad.

¿Hasta dónde van a llegar?

¿Tendré que irme del país?

¿Tendré que esperar el tiro en la cabeza en el momento menos pensado?

¿Tengo que hacer una reunión familiar para anunciarle a un grupo de personas que no usan las redes sociales que probablemente ellos también serán atacados en el momento menos esperado sin tener claro cuál es el motivo?

¿El peligro inminente en el que me encuentro tiene que ver con lo que escribo aquí y en Twitter?

¿No les parece que están llegando demasiado lejos?

Recuerden: Si me matan me vuelven famosa, tengan claro que soy una persona insignificante, no tengo carro blindado ni escolta, me gusta caminar, soy presa fácil. Si les parece que es más ejemplar el castigo al atacar a mi familia piensen que están actuando como las peores personas. ¿Qué tienen que ver ellos con lo que yo escribo?

Los invito a reflexionar.