A una bienamada niña

13 Feb

Dedicado a una bienamada niña:
en recuerdo de las doradas horas de estío
y de los murmullos de un mar de verano

Niña que lleva un traje infantil, como deben las niñas,
ciñéndole con pantalones de seguros
anhelante de empuñar el azadón;
queriendo descansar en rodilla amiga

Se dispone a contar el cuento que prefiere decir.
Almas duras de la riña que hay afuera
no encuentran su puro y simple salto.
Piensa, si escuchas, ¡cuánto tiempo de desperdicio
en la vida!, ¡esas horas desiertas de gozo!

Charlemos, dulce nena, y se rescaten del tedio
corazones que entretienen en la más inteligente plática.
¡Ah, feliz, quien tiene la alegría más lánguida!,
¡el sincero amor de una nena!

¡Lejos, adorado pensamiento!; no heriréis mi alma de nuevo.
El trabajo reclama mis noches en blanco, mis días agobiados;
si bien el recuerdo de una noche llena de sol
Todavía me acosa y me mira,
¡cuando solitario recorro las calles!

Lewis Carrol, en La casa del Snack. Paroxismo en ocho espasmos. En versión de Leopoldo María Panero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: