Archivo | 22:25

Rito de los celos

19 Dic

En el libro de los Números se habla del “rito de los celos” como método para calmar las sospechas de infidelidad que una mujer puede despertar en su marido a pesar de que éste no tenga pruebas: un hombre que sospeche que su mujer ha cometido adulterio la lleva ante el sacerdote, quien llena un vaso de agua bendita e introduce en él ceniza del suelo del santuario para que ella lo beba. Si el agua le sienta mal, si le provoca algún tipo de diarrea o malestar en el estómago, la mujer es culpable de adulterio.  Si por el contrario la mujer no es pecadora, no sufrirá ningún daño.

Oscar Urbiola, en Gran enciclopedia del sexo. Historia ilustrada de las prácticas sexuales. Barcelona. RBA. 2006: 12.

Broca debía estar equivocado

19 Dic

Al hablar de un marido que, en un ataque de furia, le había pegado un puñetazo a la arpía de su mujer, lo bastante duro como para provocar lesión en los lóbulos frontales y causarle la muerte en menos de veinticuatro horas. Sin embargo, a pesar del carácter mortal de golpe, la mujer había sido capaz de lanzarle al marido todavía una última imprecación antes de morir, amenazándole con retorcerle el cuello. Esto demostraba, según creía Gratiolet, que ella había conservado la facultad del habla, lo cual, a su vez, demostraba que Broca debía estar equivocado.

Citado por Semir Zeki, en Una visión del cerebro. Barcelona. Ariel. 1995: 37-38.

Imagen