Se buscan escritores colombianos

5 Feb

Hace diez años tuve la dicha de escribir sobre Fernando Vallejo y fue una revelación, mucho más revelador que leerlo, claro. Desde ese momento sueño con encontrar otro autor colombiano -preferiblemente mujer para no parecer una crítica misógina- que me proporcione dichas tan sublimes pero todavía no la he encontrado.

He buscado en bibliotecas, librerías, en todas las redes sociales, pido como quien pide amor que me recomienden al gran autor colombiano hombre o mujer que me cautive y me obligue a tratar de comprender la naturaleza misteriosa de su escritura y a medida que pasan los días me resigno más ante la sospecha de que voy a morir sin saborear el placer de la dicha por segunda vez. Bueno, tenemos un consuelo como colombianos: en algunos países sueñan con que nazca su Fernando Vallejo, el paisaje de esos pobres lectores es mucho más desolador que el que respiramos aquí.

Todos los días un lector generoso me ofrece su merienda favorita y yo, ilusionada, corro a leer el libro que tanto le place a él, pero se ha convertido en rutina terminar sumida en la más dolorosa depresión porque casi siempre el siguiente libro suele ser peor que el anterior, los autores son cada vez más jóvenes y yo soy cada vez más vieja, ellos son cada vez más hábiles para poner en práctica los trucos que aprendieron en sus cursos de Creación Narrativa y yo soy cada vez más hábil para descubrirlos y sufrir por la miseria de ver que escriben novelas como quien hace pan.

No busco confesiones puteriles de muchachas de Provincia con estudios literarios cursados en la Capital, no busco novelas históricas compuestas por hombres jóvenes con bibliotecas viejas que posan sonriendo como odontólogos de moda de Cali, no busco poesía (porque la poesía colombiana es todavía más inmunda que la narrativa colombiana), no busco novelas escritas por mujeres que se han desnudado para la revista Soho ni de twitteras que se dieron a conocer como artistas gracias a composiciones del tipo:

“Una puede saber que Spinoza se refiere al Panteísmo no a un Dios sino al Universo como deidad, y leer TvyNovelas al mismo tiempo, y qué!”.

… No busco pretensiones intelectuales, autores políglotas, rememoración de tradiciones ancestrales ni reivindicaciones de género, raza o partido político, no quiero escritores profesionales entrenados para ganar concursos literarios ni modelos ni actrices divertidas porque descubrieron que escribir novelas es más fácil que actuar en telenovelas, no quiero leer novelas de hombres estúpidos que se jactan de ser maestros del humor negro y la ironía, quiero un libro que me recuerde que fui entrenada para saborear la belleza, me resisto ante la idea de convertirme en comentarista de libros como los especialistas de la revista Soho, Arcadia, Semana, Malpensante… de los que todo les parece bien, de los que reseñan libros por contrato semana a semana o mes a mes, de los que no se ruborizan cuando recomiendan libros que no han leído y no vale la pena leer pero necesitan ser vendidos, no pido mucho, sólo pido un libro, un autor, un estilo, una forma de escribir que me haga sentir que valió la pena esperar.

———————————

Escribo este post para que usted, amable lector, conozco la naturaleza de mi desesperación y si algún día encuentra un libro honesto, escrito con furia o con tristeza, pero honesto, se tome la molestia de dejar el título de la obra y el nombre del autor en la casilla asignada para los comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: