Sobre la felicidad

4 Feb

La grandeza del alma no se ve tanto en elevarse como en saber ordenarse y circunscribirse.

Grande es todo lo que es suficiente, y más elevación hay en amar las cosas medias que las eminentes.

La más fiera de nuestras enfermedades es despreciar nuestro ser.

No existe nada tan lícito y hermoso como cumplir bien y debidamente la misión del hombre, ni ciencia tan ardua como saber vivir bien y naturalmente esta existencia.

La intemperancia es la peste de la voluptuosidad y la templanza no es azote, sino su adobo.

El dolor ha de tomarse como medicina y necesidad, y escasamente; la voluptuosidad se ha de tomar para apagar la sed, pero no hasta la embriaguez.

Montaigne, en Sobre la felicidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: