Persuasión y argumentación

4 Feb

La argumentación es una forma de convencer o de lograr una adhesión de un determinado auditorio, pero apoyándose más que todo en criterios racionales. Por eso argumentar es mucho más difícil que persuadir cuando se intenta convencer a un auditorio exigente. Con la argumentación se busca fundamentalmente un convencimiento, una aceptación de una forma de interpretar un hecho o situación, y no propiamente la manipulación para realizar una acción. Por esta razón, la argumentación no puede ser coercitiva. Mientras la persuasión apunta a las emociones del destinatario, la argumentación apunta a su raciocinio.

Entre las estrategias más utilizadas para persuadir a una persona o a un grupo podemos citar las siguientes:

– Mediante coacción o coerción.

– Apelando a las emociones.

– Mediante ofrecimiento o petición de dádivas.

– Apelando a la mentira o el engaño.

– Apelando a la identificación con el grupo.

– Mediante la desindividualización.

– Mediante recursos lingüísticos.

– Mediante mensajes subliminales.

Analizar y escribir argumentos es un proceso de pensamiento crítico complejo mediatizado por el lenguaje. Además de prestar atención al correcto manejo del discurso, hay que ser muy cuidadoso con la claridad, pertinencia, relación y consistencia interna entre las ideas que conforman tanto las conclusiones como su sustentación. En este proceso se cometen muchos errores en el razonamiento al momento de justificar la conclusión de los argumentos.

Un argumentos es defectuoso cuando exhibe una o más de las siguientes anomalías:

– Se apoya en premisas falsas.

– Las premisas no son pertinentes para su conclusión.

– Se omite información relevante muy importante.

– La sustentación de la conclusión se apoya en una inadecuada interpretación de los hechos y las evidencias.

– La conclusión es el resultado de una deducción defectuosa o de una inducción incompleta.

– Falta precisión en el manejo del lenguaje.

– Se apoya más en la emoción que en la razón.

– Se ignoran puntos de vista importantes que se oponen a los que se defienden.

– Hay desorden en la exposición de las ideas.

– La información de la fuente es deficiente.

– Se basa en ataques personales.

– Se afirma más de lo que se ha probado.

Las falacias son razonamientos engañosos que exhiben algunas de las inconsistencias mencionadas anteriormente.

Una falacia es un razonamiento que, aunque formalmente puede dar la impresión de ofrecer una sustentación correcta (y por eso puede resultar persuasivo), contiene en su sustentación alguna trampa, falsedad o engaño al pensamiento.

Tomado de : La argumentación escrita. Alvaro Díaz. Medellín: Universidad de Antioquía. 2002. 145 páginas.

Anuncios

3 comentarios to “Persuasión y argumentación”

  1. Dora Tiger   27 diciembre, 2015 a 23:18 #

    Hi, I do think this is an excellent web site. I stumbledupon it 😉 I am going to revisit once again since i have book-marked it. Money and freedom is the greatest way to change, may you be rich and continue to help others.|

  2. elsyrosascrespo 6 enero, 2016 a 15:51 #

    🙂

  3. Charles 31 mayo, 2016 a 17:03 #

    This is my first comment in your blog. thanks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: